miércoles, 4 de septiembre de 2013

La excelencia, esa desconocida

El porcentaje de alumnos excelentes en nuestro país en las competencias de Lectura, Matemáticas y Ciencias se sitúa en el 1,3%, frente al 4,1% de media de la OCDE. Se trata de datos que ha hecho públicos hoy la OCDE –en su informe mensual de “PISA in Focus”- tomando como referencia las pruebas de PISA 2009 y que reflejan datos de alumnos excelentes en cuanto al conocimiento de estas tres materias de forma conjunta. Esto implica que España se encuentra en el puesto 30 de 34 en la clasificación de países con mayor porcentaje de alumnos excelentes.

Leer MAS

5 comentarios:

  1. Psicopedagogo rusoniano3:22 p. m., septiembre 04, 2013

    España progresa adecuadamente. No cejaremos en nuestro empeño hasta que lleguemos al puesto 34.

    ResponderEliminar
  2. Y así hasta el fondo y más allá hasta que destacar en este país deje de ser un estigma.

    ResponderEliminar
  3. THE CONSCIENTIOUS Within five years we are likely to have the world’s best education, or close to it, online and free. But not everyone will sit down and go through the material without a professor pushing them to do the work.
    Those who are motivated to use online resources will do much, much better in the generations to come. It’s already the case that the best students from India are at the top in many Coursera classes, putting America’s arguably less motivated bright young people to shame. “Free” doesn’t really help you if you don’t make an effort.


    http://opinionator.blogs.nytimes.com/2013/08/31/who-will-prosper-in-the-new-world/?_r=0

    ResponderEliminar
  4. Dato curioso: el país europeo donde más estudiantes leen por placer es Grecia - http://www.mecd.gob.es/dctm/ievaluacion/pisa-in-focus/pif8-esp.pdf?documentId=0901e72b81328739

    ResponderEliminar
  5. Excelente supongo que quiere decir sobresaliente, es decir, que descuella entre otros en una habilidad específica, o en tres, en este caso. Supongo que cuando hablan de "lectura" se refieren a la comprensión, antes que a la habilidad elocutiva. Si es así, esa destreza no es de las que estén al alcance de todo el mundo ni con la mejor de las enseñanzas. La comprensión requiere una capacidad innata, una poderosa memoria y una sensibilidad léxica que, repito, no suelen ser comunes, además de un gusto por la elaboración de las frases que repele a quienes no tienen más registro que el coloquial, mezclado muy a menudo con el vulgar, como simpático ingrediente populachero. Nada que ver con aquella dedicación artística de los sofistas, a quienes hoy se vería como auténticos freakies. De igual manera que contemplando la Grecia actual uno se hace cruces de que aquel país haya sido la cuna de la filosofía, contemplando el nuestro uno no se explica que aquí hayamos tenido a Cervantes, Juan de la Cruz, Teresa de Jesús, Quevedo, Gracián, Jorge Manrique o Luis Cernuda. Para que progresemos adecuadamente en esa competencia lectora se requiere un respeto social a la expresión oral y escrita que hoy por hoy sólo practican las élites. Ese menosprecio se incluye en una tendencia social que, fiel a la tradición secular española, escarnece cualquier intento de expresión personal.

    ResponderEliminar