sábado, 7 de septiembre de 2013

España

El problema de España es que no hay español que no se sienta moralmente superior a su país.

5 comentarios:

  1. El gato de Schrödinger12:13 a. m., septiembre 08, 2013

    Y, como muestra, un botón:

    «Para que te exaltes, castellano,
    hombre seco, hombre de tierra.
    Para que me odies, catalán,
    más fenicio que de Grecia;
    y tú, manchego retardado,
    cazurro de alma plebeya;
    isleño cursi y rastacuero,
    balear ladrón, hijo de chueta;
    leonés rencoroso y zafio;
    montañés vano, hombre de cera;
    y tú, aragonés que llamas
    a la bestialidad franqueza;
    para que me mates, levantino,
    simulador de arte y de belleza;
    vasco hipócrita y ambicioso,
    insúltame con tu pobre lengua;
    asturiano traidor y falso;
    gallego llorón, y sin vertebras;
    murciano sucio, feo y torpe;
    extremeño de las cavernas;
    madrileño que de Real orden
    eres tonto por dentro y por fuera.
    Yo os desprecio, os maldigo y os odio,
    gentes cobardes de mi tierra.
    y para ti, andaluz idiota,
    ¡culebra!, ¡culebra!, ¡culebra!»

    Francisco Vighi, 1920.


    A propósito, ¿alguien sabe qué es un hombre de cera?


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Observo con satisfacción que no dice nada de los navarros.

      Eliminar
  2. "Una vez coincidieron Fernando Fernán-Gómez y Erland Josephson, el pro­­tagonista de tantas películas de Bergman. “¿Sabe usted cuál es el pecado nacional español?”, le preguntó Fernán-Gómez al gran actor sueco. “No”, contestó naturalmente Josephson. “La envidia”, le informó Fernán-Gómez. “Caramba”, replicó Josephson. “¿Pues sabe usted cuál es el pecado nacional sueco?”. “No”, contestó naturalmente Fernán-Gómez. “La envidia”, dijo Josephson."

    http://elpais.com/elpais/2013/08/30/eps/1377873980_462019.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿La envidia? Yo creo que es más, vulgar aún: es la mezquindad.

      Eliminar
  3. Desde luego, con tanta gente así no es de extrañar que este país dé asco.

    ResponderEliminar

El hombre discreto

Un infeliz, que de hambre se moría, exclamó cierto día, viendo un bloque de mármol de Carrara: -¡Gran Dios, si yo lograra esculpir esta ...