lunes, 26 de agosto de 2013

La esfinge sin secreto

Y, siguiendo con Leo Strauss...

Quizás el mejor cuento filosófico.

¿Está la clave del mismo en el I wonder? del final?

6 comentarios:

  1. Todo lo profundo aflora en la superficie porque necesita darse a conocer -I wonder?

    ResponderEliminar
  2. El gato de Schrödinger8:48 p. m., agosto 26, 2013

    Si la misteriosa lady Alroy, en una de esas ocasiones en que iba a pasar un rato a sus aposentos alquilados de la calle Cummor, hubiese postergado indifinidamente el regreso a su casa de Park Lane, habría terminado por convertirse en la versión femenina de Wakefield, aquel extraño personaje sobre el que escribió Hawthorne. ¿Recuerda?

    De hecho, cuando habló de Wakefield en el Café de Ocata, el asunto me trajo a la memoria este relato de Oscar Wilde.

    Ahora, si es tan amable, comparta con nosotros las reflexiones filosóficas que le sugiere este cuento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene usted razón; ¡Wakefield! No había caído en la cuenta.
      ¿Reflexiones filosóficas?
      - el Physis kryptesthai philei, de Heráclito
      - los velos de Baubo
      - Los velos de Isis
      - la convicción de que sabemos muchas cosas de Lady Alroy para declararnos escépticos y demasiadas pocas para declararnos dogmáticos.
      - que por una razón u tra nunca la hacemos nuestra
      - que todo lo que se presenta como necesario es un paréntesis de descanso que se da el azar a sí mismo
      - Aristóteles y el thaumazo
      - ...
      - y last but not least: que la naturaleza se nos muestra en la lectura lenta y que aprender a leer es aprender filosofía natural.

      Eliminar
  3. ¿Hasta dónde sabe uno mismo que está contando la verdad?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre estamos contando (parte de) la verdad.

      Eliminar

Jerónimo Merola y el deber moral de ser inteligente

Encuentro en un libro más que interesante, la República original sacada del cuerpo humano ,  del médico de Balaguer   Jerónimo Merola  una ...