lunes, 13 de mayo de 2013

¡Por Themis!

Themis y Egeo

"¡Lo juro ante Themis!". "¡Lo juro por Themis!". En el mundo griego éste era el juramento más sagrado, el más inviolable. Con Themis, "la de preciosas mejillas", decían algunos que Zeus tuvo a las tres parcas. Estaba bien visto, porque ella era la garante de la maquinaria del cosmos, la encargada del cuarto de máquinas del Todo. Si se juraba por esta diosa en vano, Némesis se ocupaba personalmente de castigar cruelmente al perjuro. Su equivalente romana es Justitia. Traigo su nombre a este café por dos razones.

La primera porque me ha sorprendido encontrar en las páginas de la Crónica del siglo XIII del griego Acropolites esos dos juramentos, lo cual significa que en fecha tan tardía como el siglo XIII aún se consideraba un juramento digno del mayor respeto. Por pura casualidad al mismo tiempo que estaba leyendo a Acropolites me he encontrado con "Temis, el corrector de lenguaje no sexista". Bueno... no sólo el dios cristiano tiene su Viernes Santo.

4 comentarios:

  1. Mi esposa acaba de recriminarme reír ruidosamente a estas horas.

    ResponderEliminar
  2. Creo que sería muy interesante observar la posible diferencia entre Themis y Diké. Si Themis fuera en realidad Arthemis o Artemisa, la que sujeta al ciervo (débil) y a la pantera (depredadora). Y por otro lado, Diké fuera la que sujeta en equilibrio dos platillos de una balanza. Una sería la justicia natural y la otra la justicia humana.
    Los romanos habrían unificado ambas en una sola, el Ius personificado en la Iustitia. De modo que lo matrimonial se confundiría con lo patrimonial. Desapareciendo así todo rastro de matriarcado residual (bachofenniano).
    Antonio-el-del-columpio.

    ResponderEliminar
  3. Por eso Hegel dice "hágase Iustitia para que no perezca el mundo", y así también es comprensible que Hegel no sepa cómo hablar a las mujeres y por otro lado Nietzsche desee sintonizar también con Baubo.
    Antonio-el-columpiao

    ResponderEliminar

Scruton

Son las 6:29. Acabo de cerrar On human nature , de Roger Scruton. A lo largo de este mes de marzo que también se acaba, he leído de este mi...