jueves, 4 de abril de 2013

Un país fuera de la realidad

Escribe Max Aub en el prólogo de su Campo francés a propósito de la guerra civil española: “Un suceso de esta importancia sólo podía acontecer en un país tan fuera de la realidad como España". Me temo que este estar fuera de la realidad es nuestra realidad histórica.

5 comentarios:

  1. Yo pondría ya mismo a gobernar al país a la infanta Leonor. Salir de la Unión Europea para entrar en una tienda de chuches. Que sus comparecencias o ruedas de prensa, sea para leernos cuentos de los de verdad. Es cierto que ello provocará que estemos más fuera de la realidad, pero seríamos el país gobernado por la persona menos corrupta del mundo a día de hoy y eso es calidad de vida.

    ResponderEliminar
  2. ¡Ese viejo masoquismo hispano! Ya que las cosas van mal, apostemos porque vayan a peor, eso sí, entre chirigotas.

    ResponderEliminar
  3. ¿Dónde, entonces? No se trata tanto de estar en otra realidad cuanto de deformar la única existente para habitarla con toda la comodidad de nuestra tendencia genética al disparate y parecernos irreales cualesquiera acciones o políticas gobernadas por la razón, o lo más cercano a ella. Me atengo a Eluard, vaya. Y, con todo, no discrepo de Guillén, totalmente...

    ResponderEliminar
  4. No acabo de entenderlo, y que Max Aub me perdone. ¿Por qué puerta se sale o se entra de la realidad? ¿Quién certifica lo que es o no es realidad? Porque en la historia todo es realidad...y hablamos de eso ¿no?

    ResponderEliminar
  5. Cierto, tan dolorosamente cierto. Un país inclinado a un misticismo que percola todas las eferas del ser, un pais demasiado preocupado por su identidad.

    ResponderEliminar

El niño tiene derecho a ser frustrado

Entrevista que me hizo el jueves pasado Carlota Fominaya para el ABC.