sábado, 20 de abril de 2013

Los pecados de los pobres...


... o pecados de tiempos de miserias, que están volviendo.

Hace unos años me encontré en las montañas santanderinas con un anciano perplejo, que no entendía por qué los niños de su pueblo se gastaban el dinero en chucherías en la tienda de la plaza, en vez de invertir su tiempo en la aventura de robarle a él las frutas de los árboles. Veía en esa extraña conducta un presagio de algo que no le gustaba. Las ramas intactas de sus frutales lo dejaban al pobre hombre perdido ante un presente indescifrable.

Me cuentan que han vuelto los robos por los huertos y que los protagonistas no son niños aventureros sino adultos hambrientos. 

7 comentarios:

  1. Leyendo la frase que ilustra la ilustración, imposible no recordar la graciosa manera con que De Quincey supo darle la vuelta:
    "Si uno empieza por permitirse un asesinato, pronto no le da importancia a robar, del robo pasa a la bebida y a la inobservancia del día del Señor, y se acaba por faltar a la buena educación y por dejar las cosas para el día siguiente. Una vez empieza uno a deslizarse cuesta abajo ya no sabe dónde podrá detenerse"

    ResponderEliminar
  2. Eso de robar en los huertos hace ya tiempo que sucede, no es de ahora. Los niños de ahora no roban nada, son estúpidamente disciplinados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Em sembla que fa temps que no veus horts i segon que això que els nens són disciplinats (estúpids o no) m'agradaria que ho preguntessis a un profe de Nou Barris per exemple.

      Eliminar
  3. "¡Adultos hambrientos"! Por favor, no me sean demagogos. Hace muchos años que los payeses sufren robos por parte de adultos en sus campos, de bandas que los arrasan al por mayor, provistos de furgonetas bien dotadas, para vender el producto en los mercados. No, no es por hambre (aunque no niego que pueda haber algun caso aislado) y ya se daba muchísimo en los años dorados y burbujeantes previos a la crisis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Teresa, estaría encantado de estar equivocado. Pero en el pueblo en el que vivo, que no es de los más castigados por la crisis, no es anecdótico ver a adultos rebuscando en los containers de basura. Las crisis es real. Podía hablarte también del incremento de los impagados en las escuelas...

      Eliminar
  4. Si en un país con nuestra renta per cápita algún conciudadano pasa hambre... Sería para que se nos cayera la cara de vergüenza..

    ResponderEliminar
  5. Ya sé que la crisis es real, no me fastidies; la vivo en gente muy cercana, no te creas. Yo también veo a gente rebuscando en los containers. No te hablaba de esto, y lo sabes. Solo de lo de los robos en los campos, que también he vivido de cerca hace años. Ningún urbanita (e incluyo a los que vivís en pueblos) entenderá nunca lo que es la subsistencia para un pequeño agricultor (sé de alguno que lo ha tenido que mal vender todo y subsiste con una pensión de miseria con la que tiene que pagar un alquiler) y que ve como cualquiera se atreve a coger los frutos del campo, que muchos consideran un bien común, por algo están a la vista, ¿no?, los mismos que no tolerarían, con razón, que alguien fuera a su casa a quitarles algo de lo suyo. Nada que ver con lo que yo decía, lo que me respondes, repito. Con todos los respetos, claro.

    ResponderEliminar

Más allá de las palabras

"Un par de años antes de su muerte, Isaiah Berlin imaginaba su funeral como un concierto: Alfred Brendel tocando una sonata de S...