lunes, 15 de abril de 2013

Iberos remotos


Aristóteles, Política · libro cuarto, capítulo II:

Todos los pueblos a quienes es dado satisfacer su ambición, hacen el mayor aprecio del valor guerrero, pudiendo citarse, por ejemplo, los persas, los escitas, los tracios, los celtas. Con frecuencia las mismas leyes fomentan esta virtud. En Cartago, por ejemplo, se tiene a orgullo llevar en los dedos tantos anillos como campañas se han hecho. En otro tiempo en Macedonia la ley condenaba al guerrero a llevar un cabestro si no había dado muerte a algún enemigo. Entre los escitas, en ciertas comidas solemnes, corría la copa de mano en mano, pero no podía ser tocada por el que no había muerto a alguno en el combate. En fin, los iberos, raza belicosa, plantan sobre la tumba del guerrero tantas estacas de hierro como enemigos ha inmolado.

3 comentarios:

  1. ... aunque fueran sus propios vecinos íberos los enemigos inmolados. Supongo.

    ResponderEliminar
  2. En fin, que somos unos burros inmemoriales...

    ResponderEliminar

Dándole los últimos retoques

Saldrá en septiembre: