jueves, 6 de diciembre de 2012

Yo viví aquí


En Utah. Con mi Agente Provocador. Y fui feliz. Y comía hamburguesas de  bisonte, pero no podía beber cerveza, porque los mormones de la única tienda de las proximidades sólo servían té helado. Así que comía hamburguesas de bisonte y bebía té helado y no necesitaba nada más. Y teníamos una cama inmensa hecha de troncos y una bañera, y un grifo del que salía un agua arcillosa. Y por las noches nos sentábamos en la mecedora del porche y observábamos las estrellas y oíamos a los bisontes del Zion Mountain Ranch, de donde salía Poverty Road, que conducía a un lugar al que nunca fuimos.

8 comentarios:

  1. El gato de Schrödinger9:44 a. m., diciembre 06, 2012

    Hum... ¿Se sentaba en el porche con una Remington 870 de corredera en el regazo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo que defraudarlo, don gato. Nos sentábamos con los ojos muy abiertos y el alma un poco sobrecogida.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Pasé por Devil Dog Road y conocí a una india Hualapai muy amable que me preparó un par de huevos rancheros que te encendían el paladar, de lo que picaban. Me los comí llorando. ¡Menos mal que los indios no tienen nada contra la cerveza!

      Eliminar
  3. esta usted escribiendo a uno que no encuentra ninguna comida suficientemente picante, supongo que en Utah o en México dándole al chile vería colmadas mis aspiraciones.

    ResponderEliminar
  4. Al final de Poverty Road había una cervecería. Vaya.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Don Joaquín: Me ha agostado usted de golpe el dulce sabor de la melancolía.

      Eliminar
  5. Y esa señora de piernas largas "como dos celestes ríos". ¿Quién es?

    ResponderEliminar

El niño tiene derecho a ser frustrado

Entrevista que me hizo el jueves pasado Carlota Fominaya para el ABC.