miércoles, 12 de diciembre de 2012

Enfermo de reuniones


Está mañana ha dejado estas dos cosas al lado de mi asiento, en los FGC, un muchacho joven. Lo de "enfermo de reuniones" me ha hecho pensar que quizás fuera un docente. Se lo he preguntado y he comprobado que no tenía ni idea de castellano. Se ha quedado sin el euro que pensaba darle.

4 comentarios:

  1. Qué lástima no haber pedido la jubilación anticipada a causa de esa síndrome...

    ResponderEliminar
  2. Las tres últimas entradas bien podrían haber aparecido en el célebre Celtiberia Show, de Luis Carandell, políglota donde los hubo y hombre de fino ingenio y más que amena conversación. Si ha leído, Gregorio, "El callejón de los milagros", sabrá que es muy posible que haya una concienzuda redacción de ese disparate, quizá, incluso, hecha por un profesor, dada la crisis...

    ResponderEliminar
  3. Júlia: Sólo nosotros sabemos de qué va esso...

    Juan: Conozco el Celtiberia Show, y le agradezco por lo tanto, la comparación, sin embargo no he leído El callejón de los milagros y por lo tanto, me deja usted a dos velas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una novela del único Nobel egipcio, Naguib Mahfuz. A mí me pareció esplendida. A medio camino entre Cela, Fellini y Calle Mayor, muy de nuestra posguerra, y si hubiera de emparentarla, por el aliento narrativo, quizá la colocaría cerca del Galdós de Misericordia, obra mayúscula. Se ve la sociedad egipcia de otra manera. Del mismo modo que "Nader y Simin, una separación", dirigida por Asghar Farhadi, permite tener una visión de Irán sorprendente por lo contrapuesto a la imagen ayatólica que se tiene del país. Esta película fue Oscar a la mejor película extranjera, por cierto.

      Eliminar

Balmes

Me acaba de llegar: "¡Qué distinta hubiera sido nuestra suerte si el primer explorador intelectual de Alemania, el primer vi...