sábado, 8 de diciembre de 2012

Como el toro

Miguel Hernández


Como el toro he nacido para el luto
y el dolor, como el toro estoy marcado
por un hierro infernal en el costado
y por varón en la ingle con un fruto.

Como el toro lo encuentra diminuto
todo mi corazón desmesurado,
y del rostro del beso enamorado,
como el toro a tu amor se lo disputo.

Como el toro me crezco en el castigo,
la lengua en corazón tengo bañada
y llevo al cuello un vendaval sonoro.

Como el toro te sigo y te persigo,
y dejas mi deseo en una espada,
como el toro burlado, como el toro.

10 comentarios:

  1. Brillante, excelso, no hay palabras para describirlo. Enhorabuena, sr. Luri, y mil gracias por esta maravillosa y acertadísima entrada. Un seguidor (y aprendiz)fiel.

    ResponderEliminar
  2. El cuarto verso del primer cuarteto ,¿ no es "y por varón en la ingle con un fruto"?.

    ResponderEliminar
  3. Los toros (que son animales herbívoros, pues si fuesen carnívoros no se podrían torear) salen de la plaza muertos y arrastrados por mulillas. Wert no debería olvidr eso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tengo la sospecha de que sabe perfectamente que cuanto más se envalentone más valdrá su cabeza a la hora de un pacto con CiU.

      Eliminar
  4. Se ve que este hombre, por culto que sea, no ha leído "La música callada del toreo", de José Bergamín, católico al que le hubiera espeluzado que la religión católica sea imposición escolar en vez de negocio entre el alma y su dios.
    De todos modos, se señala en él la paja sin ser la viga en el propio: ¿Es admisible catalanizar y es inadmisible españolizar? ¿Prohibir una de las dos lenguas propias del país en el sistema escolar salvo como asignatura aislada es un beneficio académico y social? Aquí no hay un choque de lenguas, sino de nacionalismos de vía estrecha, la única por la que se arrastran contra la lógica de los tiempos. Y así les va a los educandos.

    ResponderEliminar
  5. Gregorio, este comentario no se refiere a este post, pero es el lugar donde puedo darte mi opinión sobre el reportaje de hoy de Diario de Navarra.
    A menudo doy alguna vuelta por tu café. Compartiendo a veces, disintiendo las más, pero bueno... está bien.
    Pero es que hoy me ha descolocado eso de que no "querrías volver a Navarra como extranjero".
    Me ha disgustado esa expresión... extranjero.
    Yo creo que si volvieras a Navarra, volverías como Gregorio, como Luri, como profesor, como familiar, como primo,como amigo ...como tú.
    Seguro que tendrás para responderme algún sesudo análisis de la palabra, pero yo te recomiendo el maravilloso poema de Rafael Amor "No me llames extranjero".
    Discrepando con afecto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la verdad es que no tengo mucho que decirte.... pero vamos allá:
      1) Utilizo la palabra "extranjero" de manera descriptiva. Tengo algún amigo por el extranjero, de esos que hay que hay que contar con los dedos de la mano. Pero ellos son de un país y yo de otro y la manera de nombrar esta diferencia es la extranjería.
      2) La expresión a la que te refieres simplemente quiere decir que en un hipotético caso en que tuviera que elegir entre ser navarro o catalán, yo (a diferencia de mis hijos, a los que comprendo perfectamente) elegiría seguir siendo navarro. Más aún, no descarto un retiro... que sé yo... en Baraibar, por ejemplo, cuyo escudo parece una síntesis navarro-catalana


      Eliminar

El que avisa no es traidor

Ayer, a eso de las 6 de la tarde, en el Paseo de San Juan de Barcelona, un poco más arriba del Arco del Triunfo. Dos niños de unos 5 años e...