lunes, 26 de noviembre de 2012

El poble de Catalunya

Hoy cualquiera que hable del "poble de Catalunya", exagera.

7 comentarios:

  1. Siempre cualquiera que hable exagera.

    ResponderEliminar
  2. Si se exagera,entonces,ya lo decía Sylvia Plath: "Toda mujer adora a un fascista…"
    Anna C.C

    ResponderEliminar
  3. ¡Pues no digamos de quien hable de la "identidad catalana"...! Esa hermosa banalidad del personaje de Vicky, Cristina, Barcelona... A veces, y aceptaría que a título paradójico, la demagogia, en vez de cargarla el diablo, la descargan las urnas.

    ResponderEliminar
  4. Uno que vive al otro lado del charco, que no tiene voz ni voto ni interés aparente salvo el de madrepatrista, pregunta: ¿habrá grito de independencia?

    ResponderEliminar
  5. En mi humilde opinión, aunque hubiera grito, no habría independencia. No hay país en Europa sin algún conflicto regional interno. Aceptar un precedente significaría asumir unos riesgos enormes para la UE. Creo que esto lo sabe bien el President de Cataluña.

    ResponderEliminar
  6. En cristiano: Porque lo sabe bien ha recibido un merecido castigo. Y ahora que gobierne de una vez, si puede. Estoy enfadada, sí.

    ResponderEliminar
  7. Al despertar la crisis aún estaba ahí, pero agudizada.

    Lluís Bassets en El País: "En otro sistema de partidos la cabeza de Mas habría caído ya. En este, por el contrario, recibe un doble castigo, el de su derrota personal y el de gestionar el Gobierno en las peores condiciones. La generosidad que exige tal situación es escasa en la vida política de hoy y quien menos la encarna es el presidente, propenso a lamerse las heridas y a contemplarse dolidamente en el espejo. A pesar de todo, habrá que exigírsela."

    Recuerda también Bassets que "Pilar Rahola, pionera del culto masista" escribió lo siguiente en su libro "La máscara del rey Arturo": “Él parece guiarse por una disciplina moral estricta, que no se acomoda muy bien con la lógica sucia de la guerra política. Todo gira alrededor de un cierto aire de martirio”.

    ResponderEliminar

Una carta de John Dewey