viernes, 30 de noviembre de 2012

Ejercicio de gramática transformacional


2 comentarios:

  1. Me pregunto, mi estimado, si se podría hacer el mismo experimento con una foto de Theodor Adorno: Ponemos un sofá de terciopelo, una alfombra, una mesita con tartaletas, un fondo lleno de libros, periódicos por doquier (por algo decía Heidegger que fue un gran periodista) y un piano en el centro, todo muy elegante. A Adorno lo ponemos sentado frente a su piano (pensando en Brecht). En la parte superior de la imagen, como en su ejemplo, ponemos la didascalía:

    PURO, PURO, PURO





    (y en la parte inferior de la imagen)

    ADORNO, ADORNO, ADORNO, ADORNO.

    (a ver si la hago con Photoshop)

    ResponderEliminar
  2. Geviert, hágame el favor de ser más veces malvado. Me imagino perfectamente lo que describe. Y le aplaudo hasta con los pies.

    ResponderEliminar

El fantasma de Stalin se aparece a Pellecer

Carlos Manuel Pellecer es una de esas personas relevantes cuyo oficio principal es ser discreto y, si la discreción es imposible, ofrecer i...