martes, 30 de octubre de 2012

Un cierto aire de cazador tartarinesco...

"En pocos días, todo el mundo adoptó un cierto aire de cazador tartarinesco, que es el atuendo -físico y psíquico- que el catalán adopta cuando se dispone a emprender cualquier cosa poco corriente o que él considere aventurada."
Manuel D. Bemavides, Guerra y revolución en Cataluña

3 comentarios:

  1. Fui ayer a la exposición de Centellas en Can Framis y esa parece una gran definición de los rostros inquietantes que por allí aparecen.

    ResponderEliminar
  2. Me inquieta ver tartarinescos actuales, en los últimos tiempos.

    ResponderEliminar

Los inquietantes efectos de la educación

Don Gumersindo de Azcárate, comentando el libro Monarchy and Democracy , del Duque de Somerset (1880), escribe estas inquietantes líneas, q...