viernes, 14 de septiembre de 2012

Thamer

“Un emprendedor es una persona que tiene ideas propias y que no tiene miedo a llevarlas a la práctica. Un emprendedor es una persona de coraje, que sabe leer en la realidad las huellas del inmediato futuro y tiene el valor de reconocer cuándo se ha de arriesgar y cuándo se ha equivocado y la capacidad de cambiar de rumbo o incluso, si la situación lo requiere, comenzar de nuevo, aprendiendo tanto de sus éxitos como de sus errores. Como vive de cara al futuro, el emprendedor es una persona innovadora y fuerte. Como innovador sabe mantenerse alerta para captar los cambios y sabe interpretar la adecuación de sus ideas (un nuevo producto, un nuevo procedimiento o una organización más eficiente)  a la potencial demanda de las mismas. Como persona fuerte sabe dominarse a sí mismo, ser responsable, tomar decisiones y resolver ágilmente problemas complejos. Posee, igualmente, la capacidad de un cierto dominio de la complejidad que le permite planificar el futuro y organizar estratégicamente el presente de acuerdo con sus objetivos. Por último es resistente al desánimo (resiliente). Sabe que la realidad es compleja y que las cosas no siempre suceden de acuerdo con nuestras previsiones, pero precisamente porque sabe que las dificultades forman parte de la realidad, no se espanta, sino que, con frecuencia, se crece ante ellas.  En resumen: la mentalidad emprendedora tiene que ver con la capacidad para resolver problemas, con el arte de gobernarse a uno mismo y con la destreza para controlar la complejidad. (Gregorio Luri. Profesor, filósofo y principal artífice del Método Thamer©)

Sobre el Método Thamer

Me voy a Jaén