jueves, 20 de septiembre de 2012

Les ombres errants

Para mí, cada nuevo libro de Ferran Sáez Mateu es una fiesta, y esta novela promete ser una fiesta grande. He dicho más de una vez que F.S.M. es el mejor ensayista catalán de su generación y añadí con ocasión de la publicación de sus Vidas improbables, que era el Borges catalán. Ahora me llega esta novela y abandono inmediatamente a Georges Liébert (Nietzsche et la musique) y a Manuel Tagüeña (Testimonio de dos guerras) para lanzarme a su lectura. Miren ustedes, por personas como FSM yo siento un agradecimiento profundo a Cataluña, una tierra que me ha acogido sin reservas, sin preguntarme nunca en qué color pensaba.

4 comentarios:

  1. Cuidado con las metáforas, que las carga el diablo: la tierra acogedora lo convierte en cadáver... Que lo hayan acogido sin reservas muchos catalanes y le hayan abierto los brazos, sus casas, sus influencias, etc., es algo que muchos compartimos, sin duda. También lo contrario, por supuesto, porque la pluralidad de actitudes, de sentimientos y de ideología es lo propio de Cataluña, frente al monolitismo críptico de la tierra, de los pedruscos, de las aguas, etc.

    ResponderEliminar
  2. Ferran Sáez Mateu es asombroso. Ensayista, novelista y articulista excepcional. ¡Y gran músico! Por si fuera poco, modesto y con un delicioso sentido del humor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Permítame que le diga que todo eso son fruslerías, comparado con la elegancia con que lleva la boina.

      Eliminar

El niño tiene derecho a ser frustrado

Entrevista que me hizo el jueves pasado Carlota Fominaya para el ABC.