lunes, 30 de abril de 2012

La condición humana

Un parricida que había matado a su padre y a su madre se dirigió al juez, cuando se retiraba para dictar sentencia, diciéndole: "Señor juez, no olvide usted que soy un pobre huérfano!"

Para Freud esta era la ironía de las ironías.

Ya lo decía Terencio: " homo sum: humani nihil a me alienum puto". Nunca acabamos de comprender estas palabras.

2 comentarios:

  1. Qué saborcillo a las maravillosamente cínicas-precisas- reflexiones de El Hombre sin atributos en los capítulos dedicados al juicio a Mossbruger!

    ResponderEliminar
  2. Y, además, huérfano de padre y madre; vaya ironía del destino. Abrazos.

    ResponderEliminar

En los pasillos del Newman

Me hicieron esta foto en los pasillos del Colegio Newman de Madrid, en un descanso del congreso BeEducation. Es este un colegio con alm...