jueves, 5 de enero de 2012

Un gesto noble

Cuando los atenienses sorprendieron y capturaron a un mensajero de su peor enemigo, el invasor Filipo de Macedonia, descubrieron entre los documentos que llevaba encima, una carta que el rey macedonio dirigía a su mujer, Olimpia. No la abrieron. Consideraron que no tenían ningún derecho a andar huroneando en la correspondencia de un hombre y su mujer. Lo cuenta Plutarco en un texto de una actualidad asombrosa, titulado Consejos sobre la política.

1 comentario:

  1. Opuscle molt ben traduït a Adesiara (Martorell); però que no arriba a la genialitat de l'A Nicocles d'Isòcrates.

    ResponderEliminar

El harem masculino de Liu Chuyu

"Su padre, el emperador, la casó con He Ji, hijo de un oficial prominente. Liu Chuyu no parece haberse sentido muy feliz con esta deci...