viernes, 30 de septiembre de 2011

Tras la virtud

Uno de los fenómenos morales más curiosos del presente es el olvido de la virtud y la omnipresencia del valor. Todo mundo reclama más valores, pero no hay nadie que reclame personas más virtuosas.

Esta cosa del valor a  mi me parece muy extraña. En primer lugar porque tiene mucho de fenomenal jeremiada. Todo el mundo tiene valores, desde una banda de ladrones a los ex-gestores de la SGAE, pasando por proxenetas, terroristas y adulteradores de medicinas infantiles. Lo que pasa es que sus valores no nos gustan. Nos gustan los nuestros. Pero son nuestros no porque los tengamos, sino porque nos permiten enjuiciar a los otros cuando nos vestimos con la toga moral y condenarlos a galeras. Sospecho que la reclamación de más valor es la manera que tenemos de representar socialmente que somos valiosos o, al menos, que no somos miembros de una banda de ladrones, ni ex-gestores de la SGAE, ni proxenetas, ni terroristas ni adulteradores de medicinas infantiles.

Pero quería hablar del olvido de la virtud.

En el catecismo que yo estudiaba a mis siete años se diferenciaba entre virtudes teologales y virtudes cardinales. Las primeras son la fe, la esperanza, y la caridad. Las segundas, la prudencia, la justicia, la fortaleza y la templanza. ¿Qué ha pasado con ellas?

Lo teologal se ha hecho doméstico, y cada cual anda poniendo su fe, su esperanza y su caridad en sus precarios altares de andar por casa. En correspondencia -porque nuestro mundo es lo que se muestra cuando afirmamos nuestra fe, sea la que sea-, las virtudes cardinales también se han convertido en virtudes de recorta y pega. La prudencia la hemos dejado en manos de las compañías aseguradoras, de la policía de tráfico y del Estado paternalista (¡qué imprudente, esta última cosa!); la justicia, todo el mundo sabe que es un arcano asunto de jueces y abogados y si fuera alguna cosa más, se llamaría equidad (que es el nombre que le damos a algo que no nos gustaría ver realizado: la uniformidad); la fortaleza es un asunto de médicos, preparadores físicos y vendedores de anfetaminas; respecto a la templanza, los que saben de esto son los terapeutas, psicólogos y coachs.

Y esto es lo que tenía que decir, antes de ponerme esta mañana con Los discursos de Maquiavelo.

jueves, 29 de septiembre de 2011

El pensamiento o la vida

"Mi pensamiento -dejó dicho Memónides de Moronea- no hace más que ofrecerme argumentos para abandonarme al nihilismo, pero mi vida no se cree ninguno. No es que me ofrezca argumentos en contra, pues no pierde tiempo en esas cosas, simplemente me empuja hacia delante mientras va tramando complicidades".

miércoles, 28 de septiembre de 2011

De la santa cursilería

A veces nos encontramos de golpe viviendo un momento de euforia. Todo parece estar en su sitio preciso y todo parece encajar para bien. Algunos dicen que eso es la felicidad. Yo creo que esos son los momentos en que nos visita la santa cursilería. Que quede claro mi respeto por la cursilería puntual que se conoce a sí misma y, por eso mismo, se abandona a su almibarada presencia con los brazos completamente abiertos. No hay que desaprovechar estas pasajeras pero plenas experiencias de diabetes psíquica en las que parece tan evidente que la vida ya no está en otra parte, sino allí mismo, y que la llevamos embridada a nuestro antojo.

Todo esto es un prolegómeno un poco tonto para hablar de Los tigres del norte

Imagínense ustedes ayer a las seis de la tarde a Gregorio Luri camino de Manlleu. La luz declinante de un sol generoso envolvía en una ligera nieblilla el paisaje. Todo estaba próximo y todo parecía asequible. Los árboles, las nubes, los pueblecitos remotos, los ríos. Un escenario magnífico para que Los Tigres del norte sonaran con fuerza en el coche y un servidor de ustedes se dejara la voz cantando con ellos.

Llegué a la conferencia con la garganta deshecha. La primera fila de la derecha estaba ocupada por mujeres musulmanas, madres de alumnos de la escuela. La sala de actos estaba a rebosar, pero yo no podía por menos de dirigirme a aquellas mujeres. Hasta conté en su honor una historia del profeta. Ante la mirada atenta de aquellas mujeres, empeñadas en que sus hijos conozcan un mundo mejor que aquel en el que ellas han crecido, uno sabe que tiene negada cualquier concesión a la cursilería.

lunes, 26 de septiembre de 2011

A la ciutat de Lleida...


En el Ateneu Barcelonès, presentando el libro de Pepita Pla A la ciutat de Lleida hi ha una presó. En este momento le estoy enseñando a Pepita un dibujo que me había regalado Pilarín Bayés hacia poco más de media hora con la dedicatoria "Per el doctor Luri". Desgraciadamente tuve que salir rápidamente del acto para ir a una conferencia de Maragall y encontrarme casualmente con Viggo Montersen.

He recibido la foto cuando salía de grabar mi primera intervención de esta temporada en el programa Sentits, que dirige magistralmente el gran Adolf Beltran.  Para celebrarlo me he regalado en el Wah-Wah un disco de Shirley Horn Trío, que estoy escuchando ahora.

Todo va como va. Hoy le he enviado a mi editora un libro que no pensaba escribir, de 60 páginas. Y ya veremos cuándo sale. Espero que en poco tiempo. Os mantendré informados. Su título (muy provisional) es: "39 consejos a los padres... en espera del retorno del sentido común". Y como todo va como va, mañana me voy a la Escola Pompeu i Fabra de Manlleu, donde a las 20h les hablaré de lo que digo en este libro que acabo de escribir. Y como espero que todo siga como va, tengo una botella de Balandrade y Lurton enfriando en espera de abrirla en Ocata junto a Eva Salvà y Jacint Bassó el miércoles que viene.

Qué reconfortante es a veces dejarse llevar...

Aforismo ante las lechugas del huerto

Lo que tenemos es siempre poco, pero lo que perdemos es siempre demasiado.

domingo, 25 de septiembre de 2011

A los amigos

Por las mentiras
que arrancamos del vino
a las puertas de la muerte
que no sabíamos que llegaba
por la nobleza
del momento
en que libamos
engañando a la parca
por la risa usurpada al anonimato
del tiempo
por la amistad
la más santa
de todas las mentiras
y las tres botellas de vino

que se quedaron vacías
sobre la mesa

después
sin duda
vino la noche
y lo borró todo.

miércoles, 21 de septiembre de 2011

Cansado y feliz

Vengo del huerto empapado de sudor, cansado y feliz. Lo mejor de ser hortelano de la Señorita Pepis es, por este orden, la cerveza y la ducha al llegar a casa. Me gusta trabajar la tierra descalzo y, por supuesto, sin guantes, así que acabo rebozado. He sembrado habas, guisantes, ajos tiernos y calçots. He plantado cebollas y lechugas y me he ganado una ampolla más en la mano. Esto de ser hortelano es una cosa llena de matices.

O tempora... II


En 1990 la Primera Dama de los Estados Unidos, Barbara Bush metió la pata de manera pública y notoria. Se atrevió a publicar en la revista People un artículo en el que decía, ni más ni menos, que los Simpson "was the dumbest thing [she] had ever seen.". Ante tal atropello Marge, dignísima ella, salió en defensa de los suyos, como corresponde a la cabeza de familia del prototipo de familia conservadora que los Simpson son. Por eso mismo no me los pierdo nunca. La Primera Dama se vio obligada a enviar una carta de disculpas a Marge.

En cualquier caso parece que la rivalidad entre los Simpson y los Bush no se acabó aquí. Dos años más tarde George H.W. Bush aseguró en público: "We're going to keep trying to strengthen the American family. To make them more like the Waltons and less like the Simpsons." El comentario, por supuesto, llegó nítido a la familia Simpson.

¡Qué tiempos estos!

O tempora...

La Cicciolina victime de la crise de l’euro ?

martes, 20 de septiembre de 2011

Encuentro con el Montaraz

Tarde atareada, que ya me está pasando factura. A las 17 h estaba en TV3, para debatir sobre la educación de los hijos con Pilarín Bayés (que me ha regalado un dibujo dedicado), La Lloll y Eva Piqué. A las 19 h, en el Ateneu, presentando el libro de Pepita Pla A la ciutat de Lleida hi ha una presó. A las 20h, en un lugar muy cercano a la Plaza de Cataluña, donde Ernest Maragall daba una conferencia. No digo el lugar porque al llegar estaba la puerta de la calle cerrada y cuando ya me iba lamentando no haber llegado a tiempo, se ha presentado un vecino con las llaves en la mano. Evidentemente no me lo callo por esto, sino porque era ni más ni menos que Viggo Mortensen.  

A Lleida

lunes, 19 de septiembre de 2011

Se pemiten apostillas...

Vía

 ... y convalecientes.

Domingo de pasión

Para recuperarme del desastre del sábado (hoy no es nada fácil para un navarro sentirse catalanista) he tenido mañana de navegación por las alborotadas aguas del Mediterráneo (quizás un día les cuente mis cuitas como lobezno de mar y las cuitas de los barcos junto a los que amarro), he comido una magnífica paella y he disfrutado de la recuperación de mi serie favorita, la del Comisario Montalbano en la BTV.

Osasuna, Osasuna... ¿qué mejor armadura que un corazón destrozado? 

viernes, 16 de septiembre de 2011

Postales filosóficas IV (la introspección)

Vía

La LOGSE y nosotros

A los interesados en hacerse una idea cabal de los efectos de la LOGSE y de la herencia que nos han dejado sus promotores, tan filantrópicos ellos, les animo a leer el BLOG DEL IFIE. Eso sí, lleven un pañuelo para recoger las lágrimas.

Nos han querido hacer creer que aunque la LOGSE pudiera tener algún defectillo, ha universalizado la escolarización obligatoria y, por lo tanto, ha conseguido incrementar el nivel de conocimiento general de la población. Pero este es un miserable cuento chino. La verdad es muy otra y está recogida en este gráfico confeccionado con los datos proporcionados por la OCDE hace pocos días.





En resumen: Con el perverso sistema escolar anterior, supuestamente tan clasista, cada cinco años disminuía cuatro puntos el porcentaje de población sin estudios secundarios. Cuando la LOGSE se puso en marcha estábamos a punto de alcanzar la media europea. Por esta razón somos el cuarto país de la OCDE que mejor ha hecho los deberes en los últimos 50 años. Pero, lamentablemente, somos el que peor lo ha hecho en los últimos 10 años. Eso sí, hemos empeorado muy, muy equitativamente.
"El corolario de todos estos datos -escribe José Manuel Lacasa, quizás la persona mejor informada del país en cuestiones educativas- es que teníamos un sistema educativo que, en términos de titulación, nos puso entre los primeros del mundo desarrollado en cuanto a ritmo de mejora, y lo hemos cambiado por un sistema que, en términos de titulación, nos ha puesto a la cabeza del mundo desarrollado en cuanto a ritmo de empeoramiento. Y luego nos extrañamos de lo que nos pasa. Y estamos tan orgullosos que estamos intentando exportarlo a Iberoamérica. País".

Le plus gran vice...

"L'habitude de l'inattention doit être considérée comme le plus grand vice de l'esprit démocratique"
Alexis de Tocqueville

jueves, 15 de septiembre de 2011

El pienso felicitario

Cada vez que oigo a un educador defender que el fin principal de la educación es hacer felices a los niños, me entran unas ganas enormes de preguntarle: "¿Y por qué se cree usted con derecho a poner tan bajo el listón de aspiraciones de sus alumnos?".

Decía Goethe que la felicidad es una aspiración plebeya. Lo es, sobre todo, cuando se confunde con un confort de aspiraciones minimalistas: tener lo suficiente para vivir sin apreturas, no meterse con nadie y que nadie se meta con uno. O sea, con un autismo apolítico (pero a ser posible, subvencionado). Es, en este sentido, la aspiración de quien renuncia a vivir a la intemperie y busca refugio en la jibarización de su alma. ¡Para ser feliz de esta manera con ser inconsciente, insensible y no pasar hambre ya hay suficiente! Ya sé que los que defienden la felicidad no están dispuestos a renunciar al emotivismo de las puestas de sol, pero eso confirma mi tesis.

En cualquier caso, vista la influencia de la pedagogía New Age, las cosas van por aquí de manera imparable. Por eso sería muy de agradecer que las escuelas que comulgan con esta idea lo dejaran bien claro en una pancarta a la entrada del centro diciendo, por ejemplo: "Aquí no nos importan los conocimientos, lo que queremos es la felicidad de su hijo." Y que vaya quien quiera. Yo no me opongo a que estén subvencionadas. De hecho ya hay bastantes escuelas públicas que comulgan con esta ideología.

Los administradores del pienso molido de la felicidad nos dicen que si todos fuésemos felices, el mundo sería aún más feliz (de estas ideas estaban las pancartas de los indignados llenas). No se les ocurre pensar que la felicidad que proponen puede resultar espeluznante para quienes aspiramos a algo más que a una vida de talla única, por muy confortable que sea.

Últimamente la pedagogía New Age complementa su menú de pienso felicitario con un postre edulcorado de inteligencia emocional, que nos quiere hacer creer que podemos programar nuestros estados de ánimo e incluirlos completamente domesticados en nuestra agenda.

Mientras los medios nos aseguran que Europa está ardiendo, la pedagogía New Age nos invita a tocar la lira. Como decía un filósofo refiriéndose a una cuestión no del todo ajena a ésta, la excusan dos hechos: No parece darse cuenta ni de que Europa está ardiendo ni de que está tocando la lira.

A este paso, más que en escuelas públicas y privadas, nuestro sistema escolar se va a escindir en escuelas que educan para la felicidad y escuelas que educan para hacer frente a la verdad de los hechos, que con frecuencia es muy poco consoladora, y para gestionarlos con el saber que haga falta, la voluntad necesaria, una vela encendida a la diosa fortuna y sobredosis de resiliencia.

Postales filosóficas IV (nietzscheana)

Le débat public est incompatible avec la vérité sexuelle.

Ça va de soi

viernes, 9 de septiembre de 2011

Mushin Mahdi (1926-2007)


Mushin Mahdi nació en la ciudad de Karbala, en Iraq. Su madre lo trajo al mundo apoyada contra el muro del santuario del Imán Al.Husayn. Tras cursar sus estudios primarios y secundarios en Karbala y en Najaf, obtuvo una beca del gobierno para estudiar administración y dirección de empresas en la American University de Beirut. Tras un año de profesor en la universidad de Bagdad, se trasladó a la Universidad de Chicago, con otra beca del gobierno de su país para estudiar economía. Bajo la influencia de Strauss se volvió hacia la filosofía y, más en concreto, hacia la filosofía política islámica. Se doctoró con él en 1954. Fue profesor de Chicago y Harvard y llegó a ser el islamista más reputado de su tiempo, ejerciendo una enorme influencia entre varias generaciones de nuevos islamistas. Su edición crítica de Las mil y una noches se ha convertido en un referente ineludible de todas las ediciones posteriores. Formó parte del Committee on Social Thought donde era posible un acceso mucho más directo al pensamiento de Strauss. Redescubrió varias obras de Alfarabi, al que, como Strauss, siempre consideró un gran filósofo, y las editó críticamente. Su último libro, Alfarabi and the Foundation of Islamic Political Philosophy (2001), que era el fruto de toda una vida dedicada al estudio de este filósofo, lleva esta dedicatoria: «Para L.S. Si tuviéramos que saldar la deuda de gratitud contraída por su amabilidad hacia nosotros, ni siquiera una vida entera sería suficiente». La destrucción de su país de origen por las tropas de su país de adopción supuso para él un golpe muy duro. Su salud, seriamente amenazada, se resintió con la Guerra del Golfo, en 1992 y sufrió una recaída el once de septiembre de 2001 del que ya no se repondría.

miércoles, 7 de septiembre de 2011

Una canción más

Vía Salmonetes

... a quien conmigo va.

Allí habló el infante Arnaldos,
bien oiréis lo que dirá:
-Por tu vida, el marinero,
dígasme ora ese cantar.
Respondióle el marinero,
tal respuesta le fue a dar:
-Yo no digo mi canción
sino a quien conmigo va.



O sea, que vista y padecida la voracidad de los trolls por la cafeína, comienzo hoy a moderar los comentarios.

lunes, 5 de septiembre de 2011

Sobre el escepticismo

"Así como no se ha demostrado que haya 'verdades eternas', tampoco se ha demostrado que alguna vez -como en el fondo creen las refutaciones del escepticismo, a pesar de su propio empeño- haya habido un 'verdadero' escéptico."

Heidegger, Ser y tiempo 44.d.

La serenata


Ahora que los ladros perran,
ahora que los cantos gallan,
ahora que albando la toca
las altas suenas campanan;
y que los rebuznos burran,
y que los gorjeos pajaran
y que los silbos serenan
y que los gruños marrarían
v que la aurorada rosa
los extensos cloros campa,
periantio líquidas viertas
cual yo lagrimo derramas
y (fiando de tirito
si bien el abrasa aliñada,
vengo a suspirar mis lanzos
ventano de tus debajas.


José Manuel Marroquín

Epiménides el cretense...

Vía

jueves, 1 de septiembre de 2011

El Braval y el sentido común

Mucho podría hablar yo del Braval y de Pep Masabeu, pero nada de lo que podría decir (e incluso de lo que ya he dicho) puede compararse con lo que dice este muchacho, Daniel Mora López.

Un abrazo, amigo Pep.

A Pascalian flavor

There is a “Pascalian” flavor to Strauss’s solution that one can be either a philosopher or a theologian but not both. The distinction between philosophy and theology is ultimately a matter of faith. Reason cannot provide reason enough to follow reason. Philosophy presupposes a faith in reason that reason itself cannot provide. Such a solution is not necessarily unsettling to Jerusalem, but it must be deeply problematic for, if not “the complete and final defeat” of Athens.
 Steven Smith, How Jewish Was Leo Strauss?

En casa seguimos con Rolin

Mi mujer está terminando de leer El meteorólogo , así que Rolin sigue con nosotros. Mientras me comenta algunas de las páginas más intensas...