domingo, 31 de mayo de 2009

Más claro, agua

Gregorius dijo: nuestra piedra es llamada Ephoddebuts, es decir, vestimenta de púrpura y no consiste en otra cosa más que en matar al vivo y en vivificar al muerto y cuando vivificas al muerto matas al vivo y matando al vivo vivificas al muerto.
Toma nota: todo es uno; y esto no es nada extraño porque él a sí mismo se mata y él a sí mismo se vivifica.

De La turba de los filósofos

Meditación sobre la fortuna

jueves, 28 de mayo de 2009

La filosofía y el milagro

"Todas las filosofías sin excepción son tributarias de un milagro. Cada una posee un lugar particular, su lugar santo, donde el milagro que le es propio aparece como el único verdadero, y frente al cual todos los otros son superfluos. El gusto y el carácter determinan en gran parte que uno gire la cabeza hacia uno o hacia otro de esos lugares. Tú mismo lo has remarcado con toda claridad cuando dices: 'La filosofía que uno ha elegido depende del hombre que se es, pues un sistema filosófico no es un instrumento muerto del que uno pudiera librarse o tomar a su antojo, sino que está animado por el alma del hombre que lo posee'"

Jacobi, "Carta a Fichte"

Estoy leyendo a Jacobi muy a salto de mata, es decir, aprovechando las ocasiones que se me presentan casualmente. No me resulta nada fácil conseguir sus textos. Pero cuanto más lo leo, más interesante me parece. Comienzo a sospechar que no sólo tiene más razón que Mendelssohn, sino que tiene también más razón que el propio Kant.

Más sobre Jacobi en El Café de Ocata:
Uno
Dos
Tres

martes, 26 de mayo de 2009

Habits of mind

He descubierto recientemente (y tengo abundantes pruebas para confirmarlo) que hay un tipo de personas que no se pierde ni una conferencia, pero no porque les interese el tema a tratar, sino por la oportunidad que les brinda el turno de preguntas para expresar en público sus ocurrencias. Que estas ocurrencias sean o no pertinentes es algo que consideran sumamente irrelevante.

Normalmente suelo ficharlas enseguida, porque suelen mirar al conferenciante sin ninguna intención de escucharlo, con una media sonrisilla entre misericordiosa e impertinente. Por supuesto, en cuanto el conferenciante acaba, alzan impetuosamente la mano, sin complejos, y una vez en el uso de la palabra aprovechan para hablar de los asuntos más inverosímiles con una seguridad pasmosa. Para finalizar le lanzan al conferenciante, como un hueso, una pregunta que, por lo malicioso de su mirada bien se puede suponer que están convencidos de que es de una relevancia fundamental para la marcha de la humanidad.

La última vez que me vi en esta situación había estado intentando mantener al auditorio al corriente de un interesante movimiento pedagógico estadounidense llamado "Habits of mind". Cuando el sospechoso levantó la mano, me puse a temblar. Estos tipos saben aprovechar bien los primeros momentos de indecisión para tomar ventaja. Desarrolló prolija y pausadamente una vaguísima y absurda teoría sobre la sabiduría de la naturaleza y, para concluir, me lanzó a la cara su pregunta: "¡Ya me gustaría a mi saber qué piensa usted del sol y la luna! Si no se tienen las ideas claras sobre el sol y la luna, se está engañando al auditorio".

No hay manera de salir de este atolladero honorablemente.Todo el mundo sabe que el tipo es un plasta, pero si le das un corte seco, despiertas inmediatamente la piedad del auditorio... hacia él, claro, y te quedas solo ante el peligro. Pero si le entras al trapo, es peor, porque ya no te lo quitas de encima en toda la noche. Así que hay que arreglárselas para ser amable pero tajante, dejándolo sin respuesta pero contento. Esto es lo que espera él para quedarse hasta el final, acercarse a ti y pedirte tu dirección de correo electrónico.

viernes, 22 de mayo de 2009

Cosas veredes...

"Israel no ha contribuido nunca a la civilización, sea la que sea la época que consideremos, puesto que se ha limitado a apropiarse de los bienes ajenos"

Farouk Hosni, muy probablemente el próximo Director General de la UNESCO.

Más información: "Unesco: la honte d'un naufrage annonce", artículo en Le Monde del viernes 22 de mayo, firmado conjuntamente por Bernard-Henri Lévy, Claude Lanzmann y Elie Wiesel.

jueves, 21 de mayo de 2009

A vueltas con la interferencia

Ya sé que de esta manera despersonalizo la respuesta, pero precisamente por esto prefiero responder a los comentaristas del apunte anterior (a los que agradezco, sinceramente, el tono empleado) con uno nuevo.

Lo que realmente me preocupa de las palabras de ZP es la ideología que transmiten. Cuando dice "no privemos ni interfiramos en la decisión libre e íntima de la mujer", yo pienso en una hija mía de 16 años y en mi concepción de la familia como unidad básica de interferencia social y se me ponen los pelos de punta, porque percibo en la -sin duda alguna- buena voluntad de ZP un tufo totalitario que me sorprende que no tenga una respuesta social contundente.

Partamos de una situación en la que abortar no sea un delito sea cual sea el momento en que se lleve a cabo. En estas condiciones -incluso en estas condiciones- tampoco sería delito no abortar. Así pues, unos padres que intentasen convencer a su hija de llevar adelante su embarazo no estarían delinquiendo. Esto parece obvio, ¿o no?

Para entendernos: Unos padres contrarios al aborto no estarían empujando a su hija a cometer ningún delito por el hecho de intentar transmitirle sus convicciones sobre el valor de la vida humana.

Si unos padres partidarios del terrorismo indiscriminado animasen a sus hijos a poner bombas en el metro, el gobierno haría muy bien en interferir para proteger la legalidad. Lo mismo en el caso de unos padres que empujasen a sus hijos a ningunear a sus compañeros en el colegio, etc.

Pero lo que me cabrea de las palabras de ZP es ese "no privemos ni interfiramos" en el caso de que nuestra hija de 16 años decida optar por una u otra conducta legal. ZP (o quien quiera que le aconseje en estos asuntos) se considera moralmente capacitado para darnos este consejo tan poco inocente. ¿Qué extraña moralidad es esa?

Esta ley me preocupa especialmente porque intenta imponer la moralidad del gobierno sobre la moralidad de las familias. Y aquí está, a mi humilde modo de ver, el escándalo. Lo que se nos está diciendo es que el poder es más clarividente que los padres cuando se trata de aconsejar a nuestras hijas.

Había un ministro de Franco que se sentía orgulloso de la cantidad de almas que la legislación moralista del régimen había encaminado hacia el cielo. ZP no es tan pretencioso. Sólo quiere evitarnos problemas en esta tierra.

miércoles, 20 de mayo de 2009

Soy un "elemento de interferencia"

Yo soy un carcamal. No solamente he descubierto que soy un "elemento de interferencia" en mi familia, sino que, ingenuo de mi, hasta ayer mismo estaba tan satisfecho de serlo. Y no solamente esto. Incluso me parecían tan bien que mi mujer quisiera ser "un elemento de interferencia en mi vida". Sin embargo gracias a ZP he visto la luz.

Ya saben ustedes que ZP, que es progre, optimista antropológico y filántropo como nadie en el mundo mundial, está empeñado en proteger a las niñas de 16 años de sus padres, porque "podrían tener una interferencia determinante en su decisión, y es su decisión" (tomo las citas de la Vanguardia de hoy). La decisión a la que se refiere es abortar, un asunto en el que los padres, por lo que parece, no debemos interferir. Y, obviamente, si no debemos interferir en esto, ya me dirán ustedes si debemos interferir en algo. La decisión de la niña de 16 años que quiere abortar debe ser "libre e íntima". Nada de sacar el tema en casa, un espacio en el que, a la mínima, se pierde la intimidad. "No privemos ni interfiramos en la decisión libre e íntima de la mujer, que es la que tiene una responsabilidad para toda la vida de asumir el embarazo". Claro que la mujer puede ser mi hija de 16 años y quizás a los carcamales nos gustaría enterarnos de que nuestra niña va a abortar clandestinamente. Va a resultar que ser padre es, ontológicamente, ser un elemento de interferencia.

Mejor no protestar. Ya nos advierten desde la fortaleza moral de Ferraz que quien se opone a este asunto es un hipócrita.

Así que soy un carcamal interfiriente e hipócrita.

Voy a dejar el asunto del aborto de lado. Se supone (o supongo yo, ingenuo de mi) que si un padre o una madre deciden interferir en la vida de su hija (dejo de lado también el hecho de que vivir en familia es vivir en una continua interferencia) no es por amargarle la existencia, sino porque tienen algo que decirle. Porque, por ejemplo, tienen unos determinados valores (que no entro a juzgar) de acuerdo con los cuales guían su conducta familiar. Pero nuestro gobierno no solamente se considera plenamente legitimado para controlar las interferencias morales en el seno de una familia, sino que, por ello mismo, se autoerige en la única institución capacitada para interferir familiarmente. ¡Toma ya! Se autoconcede a sí mismo una dignidad moral superior, puesto que es capaz de discriminar entre las buenas y las malas interferencias. Con lo cual ZP parece estar convencido de que es su visión moral del mundo la única que puede salvarnos de nuestras retorcidas e hipócritas intenciones interfirientes.

Debemos estarle, por lo tanto, agradecidos.

¿Qué sería de nosotros sin este noble prócer?

Añadiré dos cosas.
1. No soy partidario del aborto.
2. Con frecuencia el griterío de algunos antiabortistas me pone tan nervioso como las prédicas morales de los proabortistas.

Con palabras

"Propongo la creación de una unidad especial de policía para intervenir en los centros escolares. Esta unidad, formada especialmente para tratar la violencia en medios escolares, estaría en contacto con los directores. Podría intervenir en los centros en caso de un problema si los directores lo demandase."

Christian Estrosi, diputado y alcalde de Niza, el lunes pasado. ¿Cómo era aquello de las barbas del vecino?

martes, 19 de mayo de 2009

Sin palabras


Congressman's Son Won't Shut The Hell Up During Hearing
Gracias, Claudio

Adolescencia, envenenado tesoro

"La mayoría de los padres, cuando los hijos llegan a la adolescencia, les dejan hacer lo que quieren (...). Les permiten vagabundear en cuanto comienzan a hacerse grandes, ocupados como están en los asuntos ajenos".

Esta cita no intenta reflejar el presente, sino algo intemporal. Se encuentra en uno de los diálogos de Platón, el Laques. Digamos entonces que las relaciones de los padres con sus hijos adolescentes han sido siempre problemáticas. Lo que no es intemporal, sino propio de nuestro tiempo, es el sentido histórico. Como hoy sabemos que siempre ha sido así, aceptamos las cosas con una aparente normalidad. ¿Para qué andar con aspavientos? ¡Si total...! Si es normal que hagan tonterías, pues que hagan tonterías. ¡Ya se les pasará! Esta normalidad es aparente porque si de verdad aprendiésemos del sentido históricos lo que deberíamos deducir es que tan normal es que los adolescentes hagan de adolescentes como los padres de padres. O, dicho de otra manera: precisamente porque los adolescentes son como son, los adultos no deberíamos pretender ponernos a su altura.

domingo, 17 de mayo de 2009

The bill


Museo Nazionale del Fumetto: The bill

Iba a poner dos imágenes más, pero las dejo para los iconoclastas, que las encontrarán siguiendo el enlace del Museo Nazionale del Fumetto. Yo aún estoy bajo el influjo beatífico de mis lecturas dominicales. Me explico. Entre mis vicios (creo que) confesables se encuentra el "capellà" Josep Maria Ballarín. De hecho los sábados me compro el diario Avui por él, por esa prosa suya, de catalán de ocaso, de la que en cada lectura aprendo algo que después me da vergüenza utilizar en mi catalán coloquial de andar por casa, como "afuada" o "bullidera". Ayer terminaba su artículo dedicado al útimo viaje del papa con estas palabras: "El viatge del papa ha estat un fracàs per a la pau. Però m'ha deixat amb la temptació que la catòlica és l'única veritable. Només ella és prou ingènua per creure en l'ecumenisme, la convivència i la pau."

sábado, 16 de mayo de 2009

Seutes, el Inmortal

A finales de mes hará un año de mi último viaje a Bulgaria. El motivo era muy especial: iba de asesor de un documental histórico sobre los tracios dirigido por la directora búlgara Zlatina Rousseva. La experiencia resultó inolvidable. Mis amigas Ruja Popova y Valeria Fol me enseñaron rincones de su país en los que se guardan auténticos -y para mí insospechados-tesoros artísticos y, además, pude conocer a una inmensa historiadora del mundo griego, Louisa Loukopoulou (de verdad de verdad: se lo sabe todo). Pues bien, el martes 19 se estrena el documental en Tarragona. Están ustedes invitados.

miércoles, 13 de mayo de 2009

Si Heidegger...

Si Heidegger, el filósofo más grande del último siglo, hubiese descrito la verdad del hombre... si hubiese puesto el cristal de su filosofía frente a la existencia humana y la hubiese reflejado en su verdad... Si la conexión entre Ser y tiempo y el nazismo fuera esencial (ver Emmanuel FAYE, Heidegger. La introducción del nazismo en filosofía, Akal, 2009), tan esencial como la que él explícitamente establece entre verdad y autenticidad. Si todo esto fuera así, es decir, si la verdad del hombre nos conduce fatalmente hasta la autenticidad de la angustia del ser-para-la-muerte, la única salida alternativa que queda -yo soy incapaz de ver otra- es repensar el sentido de la verdad... de esa verdad tan cristiana que es la probidad intelectual. Y aquí es Nietzsche quien nos insinúa el camino, porque nos enseña a repensar la verdad de manera no cínica. Y también Pascal, tan admirado por Nietzsche, claro, y por las mismas razones. Podríamos sospechar entonces que las superficies extremadamente pulidas de los cristales -y precisamente por ello- esconden segundas y aun terceras intenciones.

lunes, 11 de mayo de 2009

The blob

Hay en la Crítica de la razón pura de Kant ocho páginas -¡ocho puñeteras páginas!- que se me han resistido siempre. Son las dedicadas al esquematismo. Entiendo lo que Kant se propone, aunque no acabo de comprender del todo su necesidad; veo a dónde quiere ir, pero me pierdo siguiéndolo y, sin embargo, de estas ocho despiadadas páginas depende la comprensión de todo el proyecto crítico kantiano.

En fin, que andaba yo liado hoy de nuevo con el esquematismo y, tras darle muchas vueltas, he decidido hacer un paréntesis. He abierto The Economist y me he dado de narices con "the blob" ("The golden boy and the blob" 9 de mayo de 2009, p. 48). Por cierto que no me vendría mal una ayudita para traducir este sustantivo. "Blob" significa mancha, borrón... pero, de acuerdo con el contexto en que aparece, me voy a permitir el lujo de traducirlo por "la cosa".

"La cosa": He aquí un nuevo concepto de la sociología de la educación.

La historia pedagógica de "la cosa" comienza cuando Bill Bennett, secretario de educación de Ronald Reagan, lo utiliza para referirse al "education establishment" y, más en concreto, a la capacidad del conglomerado educativo para neutralizar cuantos proyectos de reforma se ponen en marcha. Digamos que los recibe con más o menos entusiasmo, los digiere... y los deja sepultar tras la rutina del día a día.

En el artículo de The Economist se habla de la batalla latente, aún no declarada abiertamente, entre Arne Duncan, secretario de educación de Obama y "the blob". La explico en cuatro palabras.

Es bien conocido que Obama (dice que) se propone reconstruir la estructura económica de los Estados Unidos basándola en la formación (que reduce las distancias entre ricos y pobres) y productividad de sus trabajadores, y no en la especulación financiera (¿qué quieren que les diga a ustedes?). Para llevar adelante este bien intencionado propósito es esencial aumentar significativamente los niveles de rendimiento del sistema educativo, que dejan mucho que desear. Obama ha elegido como ingeniero del proyecto a un personaje que si por algo se caracteriza es por las buenas críticas que recibe tanto de las filas republicanas como de las demócratas, que están comenzando a insinuar que el partido debe marcar distancias respecto a los sindicatos de enseñantes.

Duncan defiende las "charter schools" (sí, tengo que hablar de ellas), el pago al profesorado según su competencia, la necesidad de atraer a los mejores talentos a la escuela (en lugar de asustarlos desde la escuela), la promoción de ideas innovadoras, etc. Curiosamente sus planteamientos renovadores han comenzando heredando casi íntegramente la política educativa de Bush, reflejada en el acta "No Child Left Behind", que ahora resulta que se caracteriza por su interés prioritario por los niños económicamente más desfavorecidos (con el tiempo acabaremos reconociendo el idealismo trascendental de Bush... y si no, al tanto).

Sólo hay un motivo para el pesimismo, según The Economist: "the bigger reason to be pessimistic about Mr Duncan is that the education establishment has an astonishing record of neutralising reform-minded politicans (...). The mighty teacher's unions regularly welcome reforms in theory while destroying them in practice".

Y de repente he caído: "The blob" es el esquematismo trascendental del sistema, el procedimiento por medio del cual las categorías lógico-formales de la política adquieren su contenido empírico, es decir, temporal.

¿Así que esto era todo?

viernes, 8 de mayo de 2009

Així va néixer Zaratustra

Caspar David Friedrich (1774-1840), L'excursionista sobre un mar de boira.

Us invito a llegir aquest text tenint present un quadre, L’excursionista sobre un mar de boira, de Friedrich i, de ser possible, una simfonia, el Manfred de Schumann o, en el seu defecte, Harold a Itàlia de Berlioz. Us proposo fer una excursió filosòfica pels Alps i aquests autors ens seran uns guies de molta utilitat.

Iniciarem el viatge el 1814 amb Schopenhauer, el gran precursor de Nietzsche. En aquest moment té 26 anys i està pujant al Pilatus, a prop de Lucerna. Ve de fer el Chapeau, a França, prop de Chamonix, i l’espera el Schneekoppe, a Alemanya, entre Silèsia i Bohèmia. El dramatisme de la natura, les imponents masses de gel, els salts d’aigua i les imatges dels cims flotants sobre els núvols, com si el seu fonament fos el no-res, el marcaran de per vida. Tot és greu a la muntanya. No hi ha res de trivial ni d’irònic. Els límits quotidians de les coses semblen esborrats per una mesura que tot ho sobrepassa i unifica, la de la natura en estat pur.

Schopenhauer conquereix el Schneekoppe just a trenc d’alba. Els primers raigs de llum ja il·luminen les crestes més altives de les muntanyes, però retenen les fondalades a la uniformitat de l’ombra. Quan finalment la vall s’aclareix, descobreix “l’etern retorn i l’eterna successió de les muntanyes, les valls, boscos i praderes, ciutats i pobles.” Acaba de comprendre que la seva mirada és “l’ull del món”. Molt més tard un excursionista curiós trobarà en un refugi proper aquesta confessió del filòsof: “¿Qui pot ascendir i callar?”. Ha descobert l’experiència de la soledat heroica, que serà el seu llegat als romàntics.

La filosofia ha fet us, des dels seus orígens a Grècia, d’un vocabulari òptic i excursionista. Teoria vol dir visió, contemplació i, també, expedició, excursió. Els historiadors daten el naixement de la filosofia -i alhora de l’excursionisme- amb Soló, que va ser el primer en dedicar-se a recórrer el món amb l’únic desig de veure-hi coses (de teoritzar) i aprendre’n (de filosofar). Aquesta conducta causava una gran estranyesa entre la gent que visitava, que no entenia a què es devia aquesta dèria d’anar tafanejant pel món sense treure’n cap profit material. No era un esforç inútil?

La contemplació gratuïta del món és, efectivament, un esforç inútil, però els grecs entenien que per això mateix era un privilegi de l’home lliure. Amb l’esforç educa els seu caràcter i conquereix el domini de si mateix, que és l’aspiració comuna de l’esportista i el filòsof. Pels grecs, els termes esforç i educació eren sinònims. L’home, per molt racional que fos, el tenien per defectuós si no havia estat educat en la resistència a la fatiga i en la voluntat de vèncer les dificultats. Filosòficament, gràcies a l’esforç es guanya la perspectiva adient per teoritzar la realitat. Per Plató el filòsof és qui sap copsar les coses amb un cop d’ull. Aquesta filosofia de la mirada i de l’ascensió va donar lloc a una metafísica de la visió segons la qual l’ull de l’home és el camí que la natura ha trobat per veure’s ella mateixa. És l’ull del món. Conscient de la seva pròpia bellesa, la natura va crear els homes per poder contemplar-se a través dels nostres ulls. Aquesta idea serà recuperada amb entusiasme pels contemporanis de Byron i Schopenhauer.

Un 17 d’agost de l’any 1816, Lord Byron, nascut el mateix any que Schopenhauer, s’acomiadà de Percy i Mary Shelley a les ribes del llac Leman i va iniciar una excursió pels Alps. A la butxaca portava el Faust de Goethe. De fet, de la trobada de Faust i la muntanya a l’ànima de Byron van néixer Manfred i alguns cants de Childe Harold. “Tot això -va escriure- expandeix l’esperit, encara que la Terra quan perfora el Cel, abandona els homes fútils a baix”.

Dos anys després, el 1818, Friedrich va pintar L’excursionista sobre un mar de boira. El 1834 Hector Berlioz, per encàrrec de Paganini, va escriure Harold a Itàlia i el 1848 Schumann, el seu Manfred. Tots dos van trobar en els personatges de Byron els miralls de les seves respectives ànimes. Ara ens hem d’aturar a la nit de cap d’any de 1864. Nietzsche està interpretant al piano el Rèquiem del Manfred de Schumann. Sempre va pensar en Byron com el prototip del superhome capaç de recrear la realitat i la història, ignorant tots els aspectes de la vida que s’oposessin a la creació sana de la pròpia identitat.

Si aquest text fos un documental, ara caldria pujar el volum de la música que interpreta Nietzsche per facilitar la transició narrativa fins, de nou, els Alps. A vol d’ocell arribaríem fins Sils-Maria, a uns 200 km del llac Leman, i, més exactament, a una roca a la vora d’un llac proper. Som el sis d’agost de 1881 i Nietzsche gaudeix de les llums i les ombres del Piz Corvatsch. Li cedeixo la paraula: “havia fet abstracció de mi mateix, tot era joc, pur joc; tot era llac, llum del mig dia, temps sense objecte. I, de sobte, amic, Zaratustra va passar al meu costat”. De nou hauríem d’elevar el volum de Manfred mentre veient com Nietzsche anota en el seu quadern: “Sis mil peus sobre el mar i molt més elevat encara sobre totes les coses humanes”.

Efectivament, aquí, als Alps, on la grandesa del cim és inseparable del vertigen de l’abisme, va néixer Zaratustra. No és un simple atzar. Per entendre la seva paraula cal haver viscut com l’impuls del desig d’aventura ens treu del llit a mitja nit i ens empeny cap a dalt, a la intempèrie de la muntanya. Si mai no hem sentit el pols agitat per la imminència del cim, no podrem entendre que la vida, com vol Zaratustra, és joc, pur joc, o sigui, un fenomen esportiu. Solament mitjançant l’aventura tenim accés a una vivència sorprenent: al mig del bosc ens trobem com a casa i en entendre que a casa nostra habita el risc, ens fem amb la possibilitat d’acceptar-nos com a éssers naturals. Això no té res a veure ni amb el pessimisme, ni amb el fatalisme, ni amb l’acceptació passiva del sofriment, ni amb la imprudència ignorant o la temeritat cega, sinó amb l’afirmació activa i joiosa de l’esforç que ens permet engrandir el nostre cor i mesurar-nos amb una natura que sempre ens supera. Sabem llavors que mai no la podrem vèncer, però que en el repte traiem el millor de nosaltres mateixos.

Zaratustra és la criatura d’un pensador que camina. Més encara: que sap que “solament els pensaments que tenim mentre caminen valen alguna cosa”. Una llarga excursió era per Nietzsche una activitat filosòfica. De cap de les maneres volia ser un “un cul de plom”, és a dir un pensador que contempla la vida còmodament assegut davant el seu escriptori. Veia en les muntanyes una incitació moral. Al seu parer, solament el cos en moviment ens pot proporcionar pensaments saludables, que són els més elevats. El pensament que neix d’un cos immòbil tendeix a creure’s independent i sense subjecció a la carn i s’imagina pur i incontaminat per la matèria, però un pensament així no és sinó la negació de la vida, quan la funció més noble del pensament és descobrir noves possibilitats de vida. I la vida es descobreix a si mateixa en l’acció, caminant. Els pensador que tenen els peus pesats, llegim a El Gai Saber, pensen malament.

Mentre pugem una muntanya, el jo no es pot permetre el luxe de ser cartesià, és a dir una substància pensant, sinó que es sent de manera diàfana part indissoluble de la carn. Sua per la nostra pell i respira per la nostra boca. Aquí hi ha un saber precís i preciós que li farà exclamar a Zaratustra: “el cos és un savi desconegut”. Per fer-lo parlar, cal fer-lo caminar.

Aquest text, aparegut al darrer número de la revista Vèrtex,
està, per suposat, dedicat a Enric Faura.

jueves, 7 de mayo de 2009

El proyecto educativo de Obama

El presidente Obama y su Secretario de Educación parecen tenerlo claro: Si es necesario, hay que enfrentarse a los sindicatos de enseñantes, aunque tradicionalmente hayan sido un soporte de las tesis demócratas, e incluso a los dogmas doctrinales del Partido Demócrata. No en vano la nueva administración se jacta de ejercer la política precisa para un momento que caracteriza, sin ambigüedades, de post-ideológico.

La principal obligación del gobierno, insiste Obama, es asegurarse de que se gasta cada céntimo de manera adecuada. Y en educación no es esto lo que ocurre. Además, re-insiste por activa y por pasiva, está demostrado que no todo se arregla ni con más dinero ni reduciendo continuamente el número de alumnos por clase.

Resumiendo mucho podemos concretar las medidas educativas que intenta implantar Obama de la siguiente manera:
  1. Incremento de las “charter schools”, que son escuelas públicas, pero independientes (otro día hablaré de ellas) con completa autonomía financiera y gran autonomía administrativa. Por cierto que la experiencia de las “chartes schools” está demostrando que los directores de las mismas prefieren reducir el número de profesores para disponer de más recursos didácticos.
  2. Identificar a los mejores maestros e incrementarles el salario.
  3. Despedir a los malos profesores.
  4. Cerrar las escuelas que funcionan mal y reabrirlas con nuevos equipos docentes.
  5. Se necesitan buenos especialistas (especialmente en matemáticas y ciencias): hay que ofrecerles un sueldo atractivo.
  6. Aumentar las horas lectivas.
  7. Disponer de instrumentos de evaluación sofisticados de profesores y directores.
  8. Más tecnología para las aulas.
  9. Modernizar los laboratorios.
“Ya es hora de comenzar a premiar a los buenos profesores y de rechazar las excusas de los malos”, dijo Obama a mediados de marzo. “Desde el momento en que los alumnos entran en una escuela, el factor más importante de su éxito no es el color de su piel o el nivel de sus padres, sino la persona que se sitúa al frente de la clase”.

El objetivo último de la política educativa de la nueva administración consiste en –recojo también las palabras de Obama- “preparar a los niños, dondequiera que estén en América, para ser competentes en cualquier trabajo en cualquier lugar del mundo”.

Los menores de cinco años

Se acaba de hacer público el informe "El estado mundial de las madres 2009" elaborado por "Save the Children", en el que se analiza la situación de los niños de 0 a 5 años en el mundo. Aconsejo echarle una mirada... porque de nuevo un estudio educativo internacional nos coloca en el pelotón de los mediocres.

miércoles, 6 de mayo de 2009

Amor y funambulismo

Restaurant El Sortidor

Esta mañana, a eso de las 12, nada más despedirme de Júlia Costa en la Plaça del Sortidor me ha llamado por teléfono Carme A. y hemos hablado de hijos.
- Lo más difícil es quererlos lo justo -me dice.
- ¿Qué es lo justo?
- ¡Eso es lo difícil de encontrar! Esto del querer es un ejercicio de funambulismo. Lo justo es no caerse.
- ¡Y lo más difícil!
- Si quieres menos de lo justo, te caes para aquí; si más, para allá.
- ¿Y qué es peor?
- A mi me parece que nos hacemos más daño cuando nos queremos demasiado. Perdemos el sentido del equilibrio.
- ¿Sigues hablando de tus hijos?
- Sí, claro... o quizás no. Quizás no sólo de los hijos.

lunes, 4 de mayo de 2009

Futesas

I

Tengo que armarme de valor y decírselo a mi psiquiatra. Sé que se llevará un disgusto, pero a lo hecho, pecho: le estoy poniendo los cuernos con una acupunturista. Voy por la tercera sesión. Como en cada una aumenta el número de agujas, no sé... no sé cómo acabará esto. Hoy he salido, además, con dos agujas en el lóbulo derecho. A ver lo qué piensa mi laberintitis de todo esto. Espero que, al menos, se de por enterada.

II

Friedrich Schlegel: "Entre las personas que siguen la corriente de su tiempo hay más de una que, como ocurre con los comentarios paralelos, no quiere detenerse en los pasajes difíciles".

III

Acabo de concluir mi enésima lectura del Eutifrón de Platón. Creo que, finalmente, lo he comprendido. Ya os contaré.

IV

Me lo decía esta misma tarde E.B.: "Ahora con los negros esos de la manta es absudo gastarse un pastón en un bolso de marca. ¿Para qué? ¡Si nadie se lo va a creer! Todos dan por supuesto que es una falsificación. Pero si te digo lo que me ha costado, te caes de culo".

La Generación Y

Hasta ahora conocíamos
  • La "generación silenciosa" (the silent generation) formada por los nacidos en los años previos a 1946.
  • La generación del "boom" demográfico (nacida entre 1946 y 1959).
  • La "Generación X" (nacida entre 1960 y 1979).
  • Por último nos encontramos con la "Generación Y" (nacida entre 1980 y 1995)

¿Que por qué se llama "Generación Y"?

Vía

Más allá de las palabras

"Un par de años antes de su muerte, Isaiah Berlin imaginaba su funeral como un concierto: Alfred Brendel tocando una sonata de S...