jueves, 31 de mayo de 2007

Sobre Leo Strauss

I

Me compré hace más de diez años la traducción francesa de “The city and man” de Leo Strauss. El libro está ya inservible, con tanta anotación, subrayado, subsubrayado y subsubsubrayado. Lo he leído cuatro veces. Y hasta la última, la semana pasada, no comencé a entender lo que de verdad estaba diciendo el autor. Así que he tenido que comprarme la edición en español que ha salido hace poco para volver a leerlo y poder comenzar a subrayar de nuevo.

II

Cuanto más creo entender “La ciudad y el hombre” más claro veo que voy a tener que volver a leer de nuevo los otros textos importantes de Strauss. Hoy ya no tengo ninguna duda de que su proyecto era responder a Heidegger con argumentos basados en Nietzsche.

III

Por diferentes motivos me doy cuenta de que para profundizar en mi interpretación necesitaría conseguir una serie de conferencias que con el título genérico de “The Legacy of Leo Strauss” dieron varios especialistas en 1993 en la sede del “Olin Center”. Le escribo un mail a Mark Lilla, profesor de la Universidad de Chicago, y a los diez minutos tengo la respuesta. Me dice que me ponga en contacto con Nathan Tarcov y me da su dirección.

IV

Con quien quisiera contactar, de verdad, es con la hija o el hijo de Leo Strauss. Sé que ella es profesora de griego en una universidad americana y que él vive en Israel. Me gustaría poder hacerles unas cuantas preguntas antes de que me vuelva un paranoico de la escritura de su padre.

Carta de un cura

Traigo hasta El Café de Ocata la carta que Domingo Urtasun, el cura de Mendavia, un pueblecito de Navarra, envió hace pocos días al "Diario de Navarra". No creo que necesite comentarios.

A quien concierna

He recibido una carta sin remite y sin firma, a la que contesto públicamente, con la esperanza de que sea leída por los interesados.

Mi primera impresión fue de sorpresa. Pero después de releerla detenidamente no dudé en pensar que lo que tenía en mis manos era un panfleto del más rancio corte estalinista. Esto se desprende ya desde el primer párrafo que dice literalmente: «Nos dirigimos a Vd. porque venimos constatando su inhibición y escaso interés en la defensa de la Iglesia Vasca». ¿Desde cuándo existe la «iglesia vasca»? ¿Quién es el fundador de tal iglesia? ¿Quiénes son sus autoridades? ¿En qué lugar de Euskal Herría residen?... No alarguemos inútilmente este interrogatorio. Yo he sido bautizado en la Iglesia Católica, que tiene su origen y fundamento en Jesucristo. Mi Obispo y el Papa son mis autoridades. Y todos mis esfuerzos están orientados en esa dirección. Por otra parte, ¿quiénes son Uds. para pretender «obligarme a trabajar más activamente por una Euskal Herría libre, soberana e independiente», como afirman en su carta? Desde mi infancia aprendí que mi patria es España. En ella he crecido, en ella vivo y en ella espero morir, si Dios quiere. No estoy, en absoluto, por la labor de establecer nuevas fronteras, sino más bien por derribar muros y mugas que nos separen.

Tienen la desfachatez de señalarme algunas tareas, como por ejemplo: «poner nombres vascos a los que se bautizan». Señores míos, ¿de verdad que hablan en serio? ¿Estarían dispuestos a aceptar que el cura pusiera los nombres a sus hijos? No me lo puedo creer. Para darle consistencia a tan absurda proposición citan «el comportamiento ejemplar de muchos curas patriotas». Yo pensaba que este lenguaje obsoleto y arcaico, y este afán por promover «iglesias patriotas», sólo se daba en la extinta Unión Soviética y en los países de su órbita comunista, sin excluir la China de Mao Tse-Tung. Esto me suena a manual de Marxismo-Leninismo para principiantes.

Finalmente, su atrevimiento llega hasta «pedirme, también, el voto para H.B. ¡Qué más da cómo nos llamen los fascistas…!» Pues va a ser que no. Sería lo último que se me pudiera ocurrir. ¿Cómo voy a votar por quienes no son capaces de condenar la violencia que asesina indiscriminadamente, y no sienten ningún escrúpulo al profanar los humildes monumentos que el pueblo erige en recuerdo de las víctimas del terrorismo, como acaba de suceder en Berriozar con el monumento a Francisco Casanova, a quien me correspondió enterrar? Es como volver a asesinarlo de nuevo. De verdad que no me resulta ilusionante colaborar con sujetos de semejante catadura moral.

Domingo Urtasun, párroco de Mendavia


Añadido 1: 1 de junio a as 13:15 h: Domingo Urtasun estuvo 23 años en Nicaragura, participando activamente en la revuelta sandinista contra la cruel dictadura de Somoza. Una interesante entrevista AQUÍ.


Añadido 2: Me entero de que el párroco de Mendavia no ha sido el único en recibir "recomendaciones". De hecho otros muchos curas navarros recibieron la misma carta. Su contenido es el siguiente:

"Muy señor mio:

Nos dirigimos a Ud. porque venimos constatando su inhibición y escaso interés en la defensa de la Iglesia Vasca.

Creemos que el desempeño de un cargo público en Nafarroa y su condición de vasco, le obliga a trabajar más activamente por una Euskal Herría libre, soberana e independiente.

No llega con expulsar a las fuerzas represivas. Es necesario hacer el vacío a toda la derecha fascista y a algunos elementos del PSOE. Quizá nos conteste Vd. Que esa no es su misión o cosa parecida. Pues estaríamos dispuestos a comprenderle con tal de que su trabajo sería positivo en otras actividades: nombres vascos a los que se bautizan, promover la Ikastola, el folklore vasco, etc. Podríamos citarle el comportamiento ejemplar de muchos curas patriotas.

En esta ocasión le pedimos, también, el voto para H.B. ¡Qué más da cómo nos llamen los fascistas...! Sería el mejor modo de castigar a los caciques de siempre y a los “moros” de UPN.

LA GRANDEZA Y UNIDAD DE EUSKAL HERRÍA ASÍ LO DEMANDA".

La felicidad es tan poca cosa...


miércoles, 30 de mayo de 2007

Madre no hay más que una


Hoy me voy a hacer merecedor de vuestro agradecimiento eterno. Siempre que seáis madres cabales o hijos con entrañas. Clicad en la imagen y contemplad el vídeo, saboreándolo despacio.

De nada.

Maragall tiene pupa

El niño más mimado de la política catalana, el señorito de casa bien, pero que no hubiese llegado a ningún sitio sin el apoyo incondicional de las bases socialistas, deja a los suyos a través de una carta en La Vanguardia. Sigue haciendo lo que ha hecho siempre: lo que le ha dado la gana, siguiendo el norte de sus antojos. En estos últimos tiempos mientras era presidente de su partido andaba por conciliábulos creando otro partido. ¡Qué muestra de honestidad! Se va, al fin, despidiéndose por carta pública, pero no se despide de los suyos, sino contra ellos. Este es el momento de recordar que el alcalde de las olimpiadas heredó el proyecto de su antecesor, Narcís Serra. Que suyo, lo que se dice suyo, ha sido el Forum de las Culturas, ejemplo magnífico de lo que este gran prócer de la patria da de sí. Añadamos también la Barcelona convertida en parque temático y la convicción de que ser catalán es poseer un destino propio en el cielo del diseño universal. Siempre decidió lo que le dio la gana, sin consular con nadie, encantado de poder soprender a propios extraños con cada ocurrencia. La última fue la del Estatut. No le oiréis analizar sus equivocaciones. Si algo ha salido mal han sido los otros los culpables. Aquí tenéis un ejemplo perfecto de un Alcibíades a la catalana.

martes, 29 de mayo de 2007

Filosofía y feminismo

Sostiene Nietzsche en La Genealogía de la moral que el auténtico filósofo tiene horror al matrimonio. Y como prueba, se pregunta y se contesta a sí mismo:

“¿Qué gran filósofo ha estado casado? Heráclito, Platón, Cartesio, Spinoza, Leibniz, Kant y Shopenhauer no lo estuvieron, y ninguno pensó nunca en casarse. Un filósofo casado pertenece a la comedia, esta es mi tesis: con la excepción de Sócrates, pues el malicioso Sócrates parece haberse casado irónicamente, para apoyar mis argumentos”.

No sospechaba él hasta qué punto coincidía con los filósofos medievales musulmanes. Por poner sólo un ejemplo, recojo una anécdota transmitida tanto por Al-Amiri como por Shahrazuri. Según estos dos filósofos Sócrates se casó porque lo obligaron.

- Si ha de ser así –les pidió a las autoridades que lo metían en semejante trance-, entonces que la novia sea fea y de mal carácter.

- ¿Por qué? –le preguntaron.

- En primer lugar porque así mi alma rara vez tratará con la suya, y en segundo lugar para ejercitar mi capacidad de sufrimiento.

- ¿Por qué –le volvieron a preguntar- detestas las relaciones sexuales aunque son placenteras?

- Por cuatro razones: Primero porque hay que desnudarse, y el sabio rechaza hacer esto; segundo por la eyaculación, porque el sabio se purifica de esto; tercero por la disminución de la potencia, y el sabio desea retener toda su potencia; y finalmente, porque los hijos serán rehenes de la muerte.

Por si no queríais taza, os ofrezco taza y media:

Pitágoras: “Hay un principio bueno que ha engendrado el orden, la luz y el hombre; hay un principio malo que ha engendrado el caos, las tinieblas y la mujer”

San Agustín: “Hombre, tú eres el señor, la mujer es tu esclava; es Dios quien lo ha querido”

Santo Tomás de Aquino: “En tanto que individuo, la mujer es un ser enclenque y defectuoso”

Kant: "Por lo que hace a las mujeres instruidas, usan los libros más o menos igual que su reloj; lo llevan para que se vea que tienen uno; poco importa que, de ordinario, esté atrasado o no marque bien la hora.”

Y, para rizar el rizo, concluyamos con Nietzsche:

- “Es un claro signo de la astucia de las mujeres el que hayan sabido casi en todo el mundo hacerse mantener como los zánganos en la colmena”

- “¿Vas a ver a las mujeres? No olvides tu látigo”

- “La mujer es una superficie que finge profundidad”

Os ahorro el mal trago del Schopenhauer de “El amor, las mujeres y la muerte”.

lunes, 28 de mayo de 2007

La loca de la casa

Un médico curando a un hombre fantasioso

El de tener la cabeza llena de pájaros... era un mal que se operaba. Hieronimus Bosch nos ofreció la instantánea en la que un... ¿médico? le extrae la piedra de la locura a un... ¿infeliz? En cierta manera la imagen representaba un progreso, porque tener una piedra de la locura en la cabeza era, sin duda, mejor que estar endemoniado. Esto último podía purgarse con la hoguera.

"La piedra de la locura" (1475-80) - Hieronimus Bosch, 1490 - El Prado

La mujer de la derecha, con un libro en la cabeza es Melancolía. El origen de este nombre es griego, "melania colé", y significaba "bilis negra". Representa el falso aprendizaje de los fantasiosos, que se pierden en imágenes y en sombras, en lugar de andar peleándose hegelianamente con los conceptos y las ideas. Es lo que suele pasarme a mi.

Pero quiero hablaros de la imagen que abre este post. Representa un tratamiento extremo para las cabezas de chorlito, que consiste en su introducción en un horno con la esperanza de que el calor disuelva las fantasías en humo. La imaginación, ya se sabe, es, como decía Santa Teresa, "la loca de la casa".

Que conste que nada de esto tiene que ver con las elecciones, puesto que todos estamos de enhorabuena, ya que todos hemos ganado. Las campañas electorales, como sabéis, tienen tres tiempos: La precampaña, el día de las elecciones, y la postcampaña. En la precampaña se intenta convencer al electorado potencial de las ventajas de votar a determinada opción en lugar de al resto. En la postcampaña se trata de convencer al elector efectivo que su opción ha sido la mejor, ya que ha resultado la triunfadora.

Otros detalles interesantes de "La piedra de la locura":

1) De la cabeza del supuesto loco no se extraen piedras, sino lo que parecen tulipanes… ¿son estos, pues, la causa de la necedad humana?

2) El embudo era símbolo de la sabiduría, pero el cirujano lo lleva invertido, y en este caso acostumbraba a ser emblema de la locura, luego… ¿Quién es el necesitado de una cura para su estulticia?

3) En el original está escrito con caracteres góticos lo siguiente: “Maestro, quíteme la piedra, me llamo Lubbert Das”. Este nombre –literalmente: “Tejón Castrado”- se utilizaba en Holanda para designar a los rematadamente estúpidos.

4) Los dos personajes que acompañan al médico se interpretan normalmente como un fraile y una monja, y serían una alegoría de la superstición y la ignorancia, de la cual se acusaba frecuentemente al clero. Mi interpretación, ya lo habéis visto, es otra.

5) En el fondo del cuadro están los tormentos habituales para los poseídos: la horca, la rueda y la hoguera.

6) Una cita de “El elogio de la locura” de Erasmo de Rotterdam (1467-1536): "Diga lo que quiera de mí el común de los mortales, pues no ignoro cuan mal hablan de la Estulticia incluso los más estultos, soy, empero, aquélla, y precisamente la única que tiene poder para divertir a los dioses y a los hombres"


domingo, 27 de mayo de 2007

Tres canciones

Porque hoy, sin duda, es un día de fiesta de la democracia, y porque una jornada electoral es una cosa seria, voy a dedicarle al que yo fui una mirada melancólica (gracias, Batsceba). ¡Por el optimismo de la voluntad, pese lo que pese el pesimismo de la inteligencia!

Jefferson Airplane - White Rabbit



Y, de premio, esta gozada, que va para todos vosotros: Jerry Lee Lewis y Bette Midler: "Whole Lotta Shakin' Goin' On" (de octubre de 1977).



Y ahora la canción de verano

Me explico: Por lo que estoy viendo, los entendidos ya saben cuál será la próxima canción del verano. Estaréis conmigo que no es éste un asunto de poca monta, ya que el verano es largo y, un año más, nos tocará sufrir el taladro chiringuitero. Así que en un arrebato de filantropía, he decidido entrometerme con una propuesta: Propongo que la canción del verano 2007 sea ni más ni menos la siguiente:

Título: "Salvador Dalí teaches Rex Harrison how to say 'Butterfly'". Espero contar con la interesada colaboración de los visitantes del Café de Ocata que voluntariamente lo deseen para difundir esta propuesta por la red. La causa se lo merece.

Más información: Aquí

sábado, 26 de mayo de 2007

¿La peor película de ciencia ficción de la historia?

"Mesa of Lost Women" o "Lost Women of Zarka" o, simplemente, "Lost Women" (1953) está considerada como una de las 50 peores películas de ciencia-ficción de la historia. Pero yo creo que eso fue debido a que el día del veredicto el jurado estuvo especialmente benévolo con ella. Lo que nadie le discute es sus méritos para merecer el premio a la "Most Primitive Male Chauvinist Fantasy." La cosa va de un científico loco apellidado Araña. ¿Hace falta añadir algo más?




Esta joya inolvidable fue dirigida por Ron Ormond y Herbert Tevos, y protagonizada por Jackie Coogan, Allan Nixon, Richard Travis, Lyle Talbot, Mary Hill y Tandra Quinn. Son 69 minutos. No creo que los soportéis. Este es mi pequeño homenaje al día internacional del friki, que fue ayer.

Vía: Videos with Bibi

Una visita al dentista


Existen otros mundos, pero están en este

Reflexión sobre la abstención

Jordi Hereu, el alcaldable socialista por Barcelona, concluye su último vídeo electoral con estas palabras: “Sigue pensando en Barcelona porque Barcelona seguirá pensando en ti”. Su principal adversario, Xavier Trias, de Convergencia y Unión, se presenta como una persona comprometida “contigo”. Los ecosocialistas de Iniciativa por Cataluña aseguran que “Tú puedes marcar la diferencia”. Los “Ciutadans” le proponen al elector este lema: “Vótate” y los de Esquerra Republicana le ruegan: “Utilízanos”.

O sea, que según parece es el ciudadano anónimo el que se presenta a las elecciones y los partidos el que lo votan. Todos sabemos que no es así, pero jugamos a que lo parezca. Es la ironía de nuestra política, tan beatamente democrática ella. Pero es una ironía zafia que tiene más de ridículo que de divertido, porque es un síntoma de la ocultación de la política tras la publicidad.

Reconozco que yo en esto soy cada vez más raro. A mí me gustaría votar a un alcalde que no tuviera intención de poner el pueblo patas arriba, que no se viese agobiado por el coste de sus promesas, que se preocupase por tener el pueblo limpio y ordenado, con cada cosa en su sitio, sin querer asumir por afán de protagonismo competencias que no le corresponden. Ya veis que utopía más tonta.

Sin embargo entre nosotros cada alcalde quiere pasar a la historia de su pueblo por lo extraordinario de sus obras (no por lo eficaz de su gestión, que es el ideal práctico de cada familia sensata) mientras le dice al ciudadano que en realidad quien gobierna es el mismo ciudadano.

El ciudadano, de esta manera, se ha acostumbrado a hacer con su voto una promesa condicional al candidato al que vota esperando que éste cumpla incondicionalmente sus compromisos no con la comunidad, sino con él y sus intereses particulares. Es el comportamiento típico del niño mimado. Un síntoma de la falta de salud republicana. El resultado, a la larga, no puede ser más que el desencanto con la clase política. Y de ahí, la abstención.

Mañana y pasado mañana, ya lo veréis, todo el mundo se lamentará con lágrimas de cocodrilo del problema de la abstención. Y se oirá decir que una democracia con el grado de abstención que previsiblemente tendrá la nuestra, no es una democracia sana. Efectivamente. La prueba la tendremos pasado mañana: cuando tras jurar o prometer los cargos, todo el mundo se olvide de la abstención.

viernes, 25 de mayo de 2007

Mi héroe redimido

El ex ganador del Tour de 1996, el danés Bjarne Riis, reconoce que se dopó con EPO (más información en http://www.elpais.com)

Da gusto ver como a veces los buenos triunfan sobre los malos, la verdad se impone a la mentira y la honestidad a la marrullería. Gracias, Miguel, por todo lo que me has dado. Gracias por darme motivos para seguir creyendo en la resurrección de los inmortales. Gracias. Y aquí mismo, publicamente, te renuevo mi promesa, de fidelidad absoluta.

Para qué sirve votar

Joseph T recoge en su blog, "Del tiempo y del espacio", la referencia del New York Times, a las elecciones del domingo. "Como siempre -dice Joseph T.-, Spain is different":

Spaniards go to the polls on Sunday to elect local and regional officials who are responsible for such services as garbage collection, schools and running the villages fiestas.

Casa tomada

Hoy le cedo mi blog a Fernando Savater. Este es el artículo que no le publicó "El País", por las razones que sean, que valorar intenciones siempre es arriesgado. Independientemente de mi acuerdo o desacuerdo con su contenido, me parece que enfoca directamente problemas de una decisiva importancia sobre los cuales nadie puede ahorrarnos el esfuerzo de construirnos un criterio propio.

Como no soy jurista -y cada vez entiendo menos el guirigay de quienes lo son-, no puedo decir nada relevante sobre la sentencia del Tribunal Supremo que parte salomónicamente por la mitad a ANV, éstos sí, aquéllos no, pasemisí, pasemisá. Lo único claro es que el brazo político de ETA (que adopta nombres distintos pero practica siempre la misma obediencia) va a estar ampliamente presente en las elecciones y luego en las instituciones vascas, salvo una poco probable ilegalización penal en el último momento. Y también resulta indudable que la Ley de Partidos habría autorizado otras salidas legales para impedir real y totalmente esa presencia. ¿Que no había plazo para una impugnación de ANV? Si usted lo dice, le creeré, pero resulta raro que se nos haya echado el tiempo encima cuando la estrategia de ETA se conoce desde hace meses: primero un partido en clara continuidad con Batasuna como señuelo, luego reactivar la cáscara vacía de otro partido 'dormido' en la legalidad y dotarlo milagrosamente de militantes, medios, etcétera, de modo que permita el avance travestido de los de siempre. 'Larvatus prodeo', que diría Descartes. ¿Que ANV rechaza desde 1930 el recurso a la violencia? Parece que a estas alturas y mediando un reciente atentado con víctimas habría que exigir un deslinde del terrorismo etarra más explícito a quienes tan a las claras provienen de él: si no le entendí mal, se lo oí decir al propio Fernández Bermejo en una entrevista con Iñaki Gabilondo en 'Cuatro'.

¿Ah, pero es que lo realmente infumable es la Ley de Partidos! Ahora se oye por todas partes: en el País Vasco lo dicen desde el consejero Azkarraga, ese espejo de juristas, hasta el rejuvenecido Alfonso Sastre, cuyas ideas políticas siempre han sido un poco peores que sus obras de teatro, háganse una idea. Pongo la radio y en la tertulia escucho a un mequetrefe que compara esa ley aprobada por amplia mayoría parlamentaria con las dictadas por Franco: es que prohíbe cosas y nuestro héroe es partidario caiga quien caiga (él no caerá, descuiden) del prohibido prohibir. Supongo que de genialidades como ésta le viene el descrédito a Mayo del 68.

Acudiendo a fuentes más serias, me deja perplejo leer en un editorial de 'El País' (7-5-07) que «es una ley excepcional y de muy problemática aplicación, en la medida en que es limitativa de derechos». Hombre, muchas leyes limitan derechos pero siempre los de quienes los utilizan para lesionar o impedir el ejercicio de los de otros. Como explica a continuación el propio editorial, es el caso de quienes impiden la libre competencia democrática apoyando la eliminación física o la intimidación permanente de sus adversarios políticos. La Ley de Partidos defiende el ejercicio de los derechos políticos de todos, menos de los que quieren simultanear política y crimen para ganar a dos bandas. ¿Y «excepcional»? ¿Por qué es excepcional, si no fue dictada por decreto del Ejecutivo sino aprobada en la sede legislativa adecuada? Claro que siempre contó con la oposición de los nacionalistas de toda laya y desde luego hoy mantener una ley que contraríe a los nacionalistas es algo realmente excepcional ¿Ha sido recurrida en el Tribunal de Estrasburgo! Bueno, no sabemos si prosperará el recurso, pero existe algún precedente orientativo. Por ejemplo, cuando se ilegalizó el Partido de la Prosperidad turco -al que pertenecía entonces el islamista Gül y que contaba con seis millones de votos- por apoyar la violencia separatista y atentar contra la laicidad de Estado, el Tribunal de Estrasburgo ratificó tal medida dictaminando que «la democracia representa un valor fundamental en el orden público europeo pero si se demuestra que los responsables de un partido político incitan a la violencia o mediante mecanismos ilegítimos buscan la destrucción de la propia democracia su disolución puede considerarse justificada» (citado por R. Navarro Valls, 'Las dos almas de Turquía', 'El Mundo', 3-5-07).

Puede ser que la culpa de todo la tenga, en última instancia, el obstruccionismo del PP a la buena voluntad pacificadora gubernamental. Es lo que parece dar a entender, entre otros miles, John Carlin en su artículo 'Es la hora de gobernar juntos' (El País, 6-5-07). Compara la oposición inicial de Ian Paisley a sentarse junto a Sinn Feinn, sus actuales socios de gobierno, con declaraciones semejantes de Mariano Rajoy o María San Gil respecto al reconocimiento de Batasuna. Entre otras diferencias que sería obvio señalar (los dos extremos irlandeses en colisión tenían mutuos lazos con grupos violentos, mientras que en España el brote de terrorismo antiterrorista no vino precisamente de los populares), omite Carlin que la intransigencia de Paisley no ha cesado porque sí, sino porque IRA ha entregado las armas y Sinn Feinn ha reconocido finalmente la policía y la magistratura norirlandesas. Puede que el feroz clérigo haya cambiado, pero sólo cuando también han cambiado las circunstancias, tras una suspensión del Parlamento autonómico y una renovada actitud de firmeza del siempre oportunista Blair. Muchas cosas pueden objetarse a la política del PP, sin duda, pero ahora que la valiosa y valerosa María San Gil se ha visto apartada momentáneamente de la política por enfermedad, conviene recordar en su honor y en el de su partido que cualquier concejal del PP en el País Vasco ha hecho más por la defensa de las libertades constitucionales de ustedes y mías que todos los intelectuales abajofirmantes que luchan contra la derechización del mundo desde sus cómodos negocios artísticos o académicos.

Aunque duela decirlo y dejando a un lado la pureza de las intenciones iniciales, ejem, lo indudable ya es que el Gobierno de Zapatero ha fracasado en toda regla en el supuesto 'proceso de paz'. Una ETA acorralada, políticamente cortocircuitada y que podía haber sido eliminada en año y medio de haber seguido la política conjunta PP-PSOE de finales del Ejecutivo anterior (según afirma la Policía francesa) se encuentra hoy revitalizada, rearmada y dispuesta a actuar en cualquier momento. Batasuna no ha cambiado ni un ápice sus planteamientos políticos, ha pasado de fuerza marginal y casi mendicante a interlocutor político privilegiado, además de volver como fuerza electoral y recuperar probablemente sus posiciones perdidas en muchos municipios claves para su financiación y reafirmación estratégica. Ha aumentado la presencia radical en los medios de comunicación vascos, sigue la coacción sobre los ciudadanos disidentes y desde luego la extorsión a empresarios y profesionales, contra la que por lo visto nada puede hacerse (¿se imaginan lo que sería saber que cientos de empresas, comercios, restaurantes, profesionales están pagando mensualmente cantidades importantes a Al-Qaida pero que nada puede intentarse penalmente contra ellos porque bastante sufren ya los pobrecillos?). De Juana Chaos se pasea tranquilo por el mundo y dentro de poco tendrá problemas de sobrepeso, por lo que habrá que mandarle a su domicilio para que haga régimen. Y para colmo todo el mundo asume como inevitable que ETA volverá matar. Digo yo que en cuanto acabemos de desvelar las patrañas y mentiras de la supuesta 'conspiración' del 11-M, habrá que empezar con las del 'proceso de paz'. Denunciar a quienes dijeron que no había negociaciones políticas (lean, lean los documentos incautados al 'comando Donosti'), a los que aseguraban sin enrojecer que Aznar hizo lo mismo, a los que sacaban la foto de las Azores cada vez que se les señalaba la de Patxi López con Otegi, a los que nos contaron las virtudes humanitarias y los efectos salvadores del tratamiento penal a De Juana, por no mencionar a quienes aseguraban que había 'indicios borrosos' de la voluntad de ETA de dejar próximamente las armas 'Cuatro' podría hacer otro buen reportaje, muy objetivo, sobre este tema y hasta le sugiero un título, más triste pero no menos verdadero que el del anterior: 'La victoria de los embusteros'.

Uno de los mejores cuentos de fantasmas que conozco es 'Casa tomada', de Julio Cortázar. En él, una pareja de hermanos mayores y solteros vive en la casa de sus antepasados. Poco a poco, deben ir cerrando habitaciones y bloqueando puertas de las estancias 'tomadas' por entidades que no se precisan pero se presienten hasta que finalmente tienen que abandonar su hogar invadido por el Mal. En el País Vasco, muchos de quienes hemos luchado contra el expansionismo del nacionalismo obligatorio estamos en la misma tesitura. ETA y adláteres ocupan las localidades pequeñas, luego las medianas, luego barrios de las grandes y espacios públicos comunes: nosotros vamos cerrando puertas y retrocediendo. Cada vez con menos apoyos y más críticas de quienes se impacientan por nuestras quejas. Los socialistas vascos por ejemplo nos tienen por 'miserables', cuando no por extremistas de derechas (con el PSE pasa lo que con la Ertzaintza, aunque peor: en sus filas hay gente decente y combativa, pero con los mandos actuales no hay manera). Y aún eso es preferible a los que nos muestran su 'solidaridad humana' por las amenazas que sufrimos, para acto seguido criticar la Ley de Partidos o recomendar el diálogo como solución de nuestros males. No, que quede claro: no queremos solidaridad 'humana' sino política. La 'humana' que se la guarden los simpáticos donde mejor les encaje

Y habrá que irse, claro. Ya no podemos hacer más. Ustedes, nuestros conciudadanos, tienen la palabra. Si refrendan electoralmente lo que hasta ahora se viene haciendo, sólo nos queda salir a la intemperie y buscar refugio donde sea. «Antes de alejarnos tuve lástima, cerré bien la puerta de entrada y tiré la llave a la alcantarilla. No fuese que a algún pobre diablo se le ocurriera robar y se metiera en la casa, a esa hora y con la casa tomada».

jueves, 24 de mayo de 2007

Yo estoy a favor de todo lo bueno

Cuando según quién solicita mi opinión acerca de algún tema de actualidad suelo contestar con una fórmula que le tomé prestada a Saul Bellow: “Yo estoy, por principios, a favor de todo lo bueno y en contra de todo lo malo”.

Os aseguro que es bien instructivo recoger las reacciones que provoca esta respuesta. De acuerdo con mi experiencia, la mayoría (digamos que el 60%) se la toma en serio, pero sin entenderla, y me suelen contestar que claro, ellos también, pero que no me preguntan eso, sino que qué me parece a mi tal o cual cosa. Otros, un porcentaje pequeño (pongamos un 20%) intentan captar la broma supuesta y esbozan una media sonrisa que no acaba de cuajar y pasan inmediatamente a otro tema. Algunos se enfadan (un 10%) y recriminan mi incapacidad para tomarme en serio las cuestiones serias. El resto tiene reacciones diversas: algunos pretenden no haberme oído, otros interpretan que comparto su opinión, etc.

Claro está que todos estamos, por principios, a favor de todo lo bueno y en contra de todo lo malo. Lo que nos separan son los principios que, si son principios, no pueden sino ser pre-juicios. Se diga lo que se diga, en el hombre es extraordinariamente difícil diferenciar entre hechos y valores, porque todo cuanto hacemos nos gusta verlo orientado hacia lo bueno. Por eso nos enfadamos si nos dicen que nuestra conducta es descabellada o que somos unos desalmados. Pero demonios, ¿cómo hace uno para estar informado y tener criterios propios asentados en razón sobre todos los problemas del mundo? ¿Cómo hace uno para aceptar una ignorancia inevitable que no lo convierta en cínico? ¿Cómo hace uno para no eludir la necesidad del criterio? Y, sobre todo, ¿cómo hace uno para no encontrar consuelo en esa nauseabunda conducta de la fácil indignación moral ante las imágenes sangrantes de la tele cuyos problemas de fondo nos negamos a entender?

Efectivamente, ya ha comenzado mi jornada de reflexión.

miércoles, 23 de mayo de 2007

Últimas palabras

Hay maneras y maneras de enfrentarse a la de la guadaña. Hay valientes a quienes les tiembla el ánimo y cobardes que la reciben con lisonjas. Nostradamus, como era profeta, no tuvo dudas: “Mañana, ya no estaré aquí”, dijo, y se quedó tan a gusto. Otros se van con un guiño que es de agradecer. Por ejemplo, el músico navarro Emilio Arrieta contestó a un grupo de alumnos que habían acudido hasta su lecho de muerte a interesarse por él: “¡Me encuentro muy mal! ¡Muy mal, chico, muy mal! ¡Tan mal, que si al amanecer me dicen que he muerto, no me chocará nada!

Hay quien se va sin creérselo, como Bela Lugosi: "Yo soy el conde Drácula, el rey de los vampiros, soy inmortal''.

O sin enterarse, como el General John Sedwick (muerto en el frente en la Guerra civil Americana): “Estos no le darían ni a un elefante a esta distanc…

O desmintiendo su vida: Leopold von Sacher-Masoch: "Queredme…”.

O educadamente: Noel Coward: “Adiós amigos. Hasta mañana

O lamentando lo solo que se queda el mundo: Augusto Comte: “¡Qué irreparable pérdida!

O jugando con acrecentar la perplejidad de los que se quedan. Así, Gertrude Stein, dirigiéndose a su compañera, Alice B. Toklas, le susurró: “¿Cuál es la respuesta?”. Alice, perpleja, no supo qué contestarle, Stein movió la cabeza, asintiendo, y añadió: “¿En ese caso, ¿cuál es la pregunta?

O, simplemente con mala uva. Cuando Friedrich Engels le preguntó a Karl Marx si quería decir sus últimas palabras, éste indignado le contestó: “¡Largo de aquí! ¡Desaparece de mi vista! Eso de las últimas palabras es para los inútiles que no han dicho lo suficiente mientras vivían.

Una de mis despedidas preferidas es la de Kant, que el 11 de febrero de 1804, un día antes de morir, dijo: “Está bien”. Y enmudeció para siempre. Quienes lo acompañaban se enzarzaron inmediatamente en una querella hermenéutica. ¿Qué es lo que está bien? ¿Es el mundo el que está bien tal como está? ¿La vida? ¿La muerte? ¿Su biografía? ¿Habían cesado sus sufrimientos? Yo sospecho que su amigo Wasianski sabía la respuesta, pero para no rebajar la grandeza del filósofo dejó que lo enterraran con el aura de este misterio. Wasianski le había ofrecido una copa de su vino predilecto poco antes de ese “Está bien”. Pero no se lo dijo a nadie. Y dejó que la grandeza del moribundo recargará de sentidos ese sencillo y cabal “Está bien”.

Por lo que a mi respecta, espero irme en silencio y dando, sobre todo, poca guerra. Los grandilocuentes se despiden con artificios, los sensatos, con discreción.

Os dejo con la letra de una gran canción de Javier Krahe, “Don Andrés octogenario”:

Podemos decir que sin exageración
era algo extraordinario,
la enfermera que cuidaba al bueno de Don
Andrés Octogenario.
El abuelo que enfrentaba con un resquemor,
perspectivas eternas
en lugar de rezar miraba con fervor
sus magníficas piernas.
“Para siempre esta vez,”–dijo– “me
voy a echar en brazos de Morfeo,
ya no te veré más, no me
puedes negar mi último deseo:”
Con un hilo de voz, el enfermo expresó,
su voluntad postrera
no diremos cuál fue, sólo que ella accedió,
¡bravo por la enfermera . . . !
Y fue a desabrocharse ella el quinto botón
de los seis de la bata,
que por la enfermedad, o bien por la emoción,
él estiró la pata . . .
Pero lo grave estuvo, en que estiró algo más.
Y un algo tan notorio
que los deudos al verlo exclamaron: ¡jamás!,
¡jamás iremos al velorio!.
Ni al entierro tampoco puesto que al ataúd
no habrá quien le eche el cierre,
que fue a morir así, en plena senectud
y Andrés erre que erre.
Nadie fue al funeral,
nadie llevo una flor, nadie fue al cementerio
y hasta escandalizó al mismo enterrador,
que dijo: “Esto no es serio . . . ”
Y al pobre Don Andrés lo enterraron muy mal,
entreabierta la caja
la muerte lo abrazaba de un modo especial,
lo que tampoco es paja . . .

martes, 22 de mayo de 2007

Morirse es fatal para la salud

Se mire como se mire, morirse es fatal para la salud. Por eso no me acabaron de convencer los argumentos del Dr. C., del Hospital de San Pablo, de Barcelona:

-Mire usted –me dijo la primera vez que me vio- la salud no es más que un paréntesis entre dos enfermedades, y normalmente no presagia nada bueno.

Yo pensé, intentando componer apresuradamente una cara de circunstancias, porque a mi los médicos me intimidan mucho, que mientras hay paréntesis hay esperanza. Lo malo es cuando uno se enfrenta al corchete final.

La verdad es que al Dr. C. del Hospital de San Pablo no le hice demasiado caso tampoco con su terapia. Se empeñó en que mis males se confundían con mi origen.

- ¡Si es usted navarro, no se hable más!

- ¿Qué quiere decir? –le pregunté, perplejo.

- ¡Que a usted hay que curarle la navarridad!

- ¿Es que ser navarro es una patología?

- ¡Y tanto!

- ¿?

- Le diré los síntomas: Usted de masticar nada, a tragar, con prisa; beber agua, lo menos posible. ¿Para qué, habiendo vino? Por supuesto nada de irse a la cama sin pasar por el frigorífico, aunque se haya levantado a mear a media noche. No dejar la mesa mientras quede comida…. ¿Sigo?

Me daba igual que tuviese razón o no. A mí, mi navarrismo no me lo cura nadie. ¡Faltaría más!

Pero no quería hablar de esto, sino de cuando uno se enfrenta al definitivo cierre del último corchete, de cuando uno intenta mirar cara a cara a la anónima naturaleza que reclama los intereses de tu vida. En esos momentos, el hombre que es, inevitablemente, un animal metafórico, a poco que pueda controlar su aliento, habla, aunque sólo sea para gritar un “¡No!”, que es lo que contestó Alfred Rosenberg cuando le preguntaron si quería decir sus últimas palabras, dejando en el aire un problema metalingüístico de mucho cuidado.

Guardo con especial ternura dos despedidas emocionantes. Una es la del padre del psicoanálisis, Sigmund Freud, que en lugar de aceptar con naturalidad que la muerte resuelve de manera definitiva el malestar de la cultura exclamó: “¡Esto es absurdo! ¡Esto es absurdo!”. Y repitiendo su perplejidad, se fue de entre los vivos. La otra, lo reconozco, me toca el alma. Es la del insigne torero Manuel Rodriguez, Manolete, que viendo que se desangraba por el boquete que le había provocado la cornada de un miura en la plaza de toros de Linares, acordándose de que era hijo de la viuda de Lagartijo Chico, se fue con este quejido: "¡Qué disgusto le voy a dar a mi madre!".

Y la más curiosa de todas las despedidas es la que contó Manuel Vicent en El País (21-8-05) sobre el padre de Sabina, el cantante. Sintiéndose ya en las postrimerías, convocó a toda su familia alrededor de su lecho, porque quería confesarles una inquietud que le corroía el alma. Ante la gravedad de la llamada, acudieron todos, solícitos y expectantes y cuando el moribundo los tuvo a todos congregados a su alrededor, les dijo: “¡Quisiera yo saber de dónde sacan tanto dinero las diputaciones provinciales!”. Y se murió.

lunes, 21 de mayo de 2007

Instrucciones para desvelarse en paz

Para trabajar con hombres es necesario darles el pecho.

No me lo invento. Es lo que dice –pero advierto que no puedo garantizar la veracidad de la noticia- una fatwa de dos teólogos musulmanes de la mezquita de Al Azhar en el Cairo.

Por lo visto, los dos teólogos querían determinar en qué condiciones una buena musulmana puede trabajar junto a un hombre que no sea su familiar. Tras estudiar meticulosamente el espinoso asunto han llegado a la conclusión de que el único medio para permitir esta conducta es que la mujer amamante a su compañero. ¿Que por qué? Pues porque si una mujer amamanta cinco veces a un extraño, lo transforma en miembro de su familia.

Los teólogos no son dos pardillos cualesquiera. Ezzat Attia y Abd el Mahdi Abd el Kader, que es como se llaman, son profesores de la Universidad de El Cairo, que es el centro de teología sunnita más importante del mundo. Según su resolución, una vez cumplido el ritual nutricional, la mujer puede tranquilamente quitarse el velo y permanecer junto a un trabajador en su puesto de trabajo.

Me da a mi que aquí hay gato encerrado. ¿Y si todo forma parte de una campaña para minar la moral de los varones heterosexuales europeos? Me da que a este precio, más de uno sentirá tambalearse sus convicciones religiosas.

¡A ver lo que dice Sarkozy!

Vía: Bastceba (corresponsal de El Café de Ocata en Italia)

Más información: Tgcom

Karl Kraus en su lecho de muerte

Karl Kraus en su lecho de muerte, al oír la noticia de que los japoneses habían invadido Manchuria, dijo: "Nada de esto habría sucedido si hubiéramos sido más estrictos en el empleo de la coma".
Leía esto ayer por la noche, en la cama, en "Del pasado remoto al futuro incierto", del mago Saul Bellow. ¡Qué gran literatura la de este hombre! El caso es que no pude reprimir la carcajada. Pero después, una vez apagada la luz, se me ocurrió que en el cara a cara con la muerte, el alma se desorienta y le sale la veta surrealista. Mañana os traeré, como prueba, unas cuantas "últimas palabras".
Por cierto: como Kraus tenga razón y la permisividad en el uso de las normas ortográficas sea anuncio de grandes males, ¡Dios nos coja confesados!

domingo, 20 de mayo de 2007

Schopenhauer: Aforismos sobre el arte de saber vivir

I

Los “aforismos” se abren con la siguiente cita de Chamfort: “La felicidad no es cosa fácil: es muy difícil encontrarla en nosotros, e imposible encontrarla en otra parte.”

II

Es evidente que los sabios de todos los tiempos siempre han dicho lo mismo, y que los tontos, es decir, la inmensa mayoría de todos los tiempos, siempre hicieron lo propio, esto es, lo contrario de lo que los sabios dijeron. Por eso dice Voltaire: “Dejaremos este mundo tan necio y tan malvado como lo encontramos al llegar.”

III

En el mundo no cabe otra cosa sino al elección entre soledad o vulgaridad.

IV

Semejante al gato que comienza inevitablemente a ronronear cuando se lo acaricia, también se pinta una felicidad dulzona en el rostro del hombre a quien se elogia.

V

Nuestra naturaleza animal es, en general, la base de nuestro ser y, en consecuencia, también la de nuestra felicidad. Lo esencial para nuestro bienestar será, pues, la salud, y junto a ésta los medios para nuestra conservación, es decir, unos ingresos seguros.

VI

Cada nación se burla de las otras y todas tienen razón.

VII

La soledad concede al hombre dotado de grandes cualidades intelectuales una doble ventaja: primero, le proporciona la posibilidad de estar consigo mismo; y, segundo, la de no estar con los demás.

VIII

La sociabilidad es una de las inclinaciones más peligrosas, y hasta perversas, puesto que nos pone en contacto con seres cuya inmensa mayoría es moralmente mala e intelectualmente estúpida, o se halla trastornada. El insociable es un hombre que no necesita de ellos.

IX

Pocas cosas hay que pongan a la gente de tan buen humor como que uno les cuente un suceso desdichado del que recientemente acaba de ser víctima; también cuando se les confiesa sinceramente una debilidad personal.

X

Ningún dinero perdemos con tanta ventaja como el que nos timan, pues con él, al menos, compramos nuestra prudencia futura.

XI

Cuando somos jóvenes nos figuramos que los acontecimientos y personajes importantes de nuestra vida anunciarán su aparición precedidos de trompetas y timbales; en la vejez, la visión retrospectiva nos enseña que todos ellos entraron deslizándose sigilosamente por la puerta de atrás y casi inadvertidos.

XII

Mientras somos jóvenes, dígasenos lo que se quiera, creemos que la vida va a durar siempre, y desperdiciamos el tiempo. Pero cuanto mayores somos, más económicos nos volvemos con nuestro tiempo, pues, al llegar la vejez, cada día vivido produce una sensación semejante a la que experimenta el condenado a muerte con cada paso dado hacia el cadalso.

sábado, 19 de mayo de 2007

Kouchner: "Por qué he aceptado"

Le Monde de hoy día 19, publica una confesión pública de Bernard Kouchner con el título: "Por qué he aceptado". Y como estoy convencido de la necesidad de seguir de cerca lo que está pasando en Francia, aquí os lo traigo:

Tanto fuera de nuestras fronteras como en su interior, he sido siempre y continúo siendo un militante de todos estos combates que han sustentado la grandeza de nuestro país. Desde 1968, en Biafra como en la ONU y en Kosovo, pasando por "Médicos sin Fronteras", "Médicos del mundo" y otras muchas expresiones de la sociedad civil, he actuado en defensa de los mismos ideales de solidaridad y progreso. Como ministro, defenderé estos valores de la diplomacia francesa.

En cerca de cuarenta años de acción humanitaria y batallas políticas en defensa de los derechos humanos, movilizamos el mundo en los ámbitos de la diplomacia, la salud o la protección de las minorías. Proseguiremos nuestros esfuerzos construyendo una mundialización más justa, una Europa más fuerte, y encontrando para Francia la ambición que le asigna su historia.

Siempre he sido y continúo siéndolo, un hombre libre, militante de una izquierda abierta, audaz, moderna, en una palabra socialdemócrata. Al aceptar hoy trabajar con gente que sobre muchos temas no piensa como yo, no renuncio a mis compromisos socialistas. Participé en la campaña de Ségolène Royal y voté por ella en las dos vueltas de la elección presidencial porque me parecía representar una oportunidad para la izquierda. Francia ha decidido: esta etapa ha sido ya superada. Seguiré reflexionando y actuando, con todos los espíritus abiertos, para que exista finalmente una socialdemocracia francesa.

La política exterior de nuestro país no es ni de derecha ni de izquierda. Defiende los intereses de Francia en un mundo que se reinventa cada día. Debe ser decidida e innovadora. Al hacerme el honor de proponerme dirigir la diplomacia de Francia, el Presidente de la República no se imaginó que me convirtiera en sarkozysta. Algunas de mis convicciones no son las suyas y recíprocamente. Esto anuncia, espero, felices cambios de estilo, de análisis y de época. A esta actitud le corresponde un hermoso nombre: apertura.

Sé que algunos de mis amigos me reprochan este nuevo compromiso. A éstos, les pido confianza: mis ideas y mi voluntad siguen siendo las mismas. Si un día me pillan en el flagrante delito de la renuncia, les pido que me lo echen en cara. Garantizo que ese momento no ha llegado.

No tengamos miedo del futuro; miremos más allá de los enfrentamentos partidistas. Formo parte de un Gobierno creado para actuar y para ser útil a Francia, a Europa y el mundo. Se me juzgará por mis resultados.
Bernard Kouchner es ministro de asuntos exteriores y europeos de Francia.

The Meaning of Life


De: Clemens Kogler y Karo Szmit.

Vía: Beware of the Blog

viernes, 18 de mayo de 2007

Bernard Kouchner

Bernard Kouchner, el fundador de “Médicos sin fronteras”, ha sido nombrado esta misma mañana ministro francés de Asuntos exteriores y europeos. La tengo por una magnífica noticia.

Ya sabéis que hace unos días dediqué una serie de post a Sarkozy. En el del día 5 hablaba de una serie de intelectuales franceses que a mi parecer podían ser calificados de neoconservadores y citaba los nombres de Jean-François Revel, Alain Finkielkraut, Bernard Kouchner, André Glucksmann, Pierre Manent y Marcel Gauchet. Pretendía señalarlos como una parte, al menos, del sustrato ideológico de Sarkozy. Añadía que a todos ellos los une una común voluntad atlantista, una concepción hobbesiana de la política (al menos de la política exterior) acompañada de un profundo escepticismo sobre la posibilidad de modificar culturalmente la naturaleza humana; un apoyo firme a Israel y una cierta decepción europea. Ven a Europa como un organismo cansado, torpe e indeciso que ha perdido el nervio militar y la claridad moral, aunque no por ello se ha resentido su desmesurada autoestima.

Concluía señalando que fue Revel quien formuló por primera vez el concepto de "derecho de injerencia" que posteriormente Bernard Kouchner y el profesor de derecho internacional Mario Bettati han reformulado como “deber de injerencia”, en clara oposición a la política exterior de Chirac. En opinión de Kouchner, la injerencia contra las dictaduras debe ser global. Esta postura le valió ser incluido en lo que algunos iluminados han llamado “los nuevos reaccionarios” (Daniel Lindenberg, Le Rappel à l'ordre: Enquête sur les nouveaux réactionnaires, Seuil, 2001) o que Tariq Ramadan lo tenga por uno de los sionistas más peligrosos, junto a Finkielkraut, Alexandre Adler, André Glucksmann, Bernard-Henri Lévy o Pierre-André Taguieff. Me imagino que pronto se reactualizará este cliché y se recordará que Bernard Kouchner, que pese a quien le pese es uno de los políticos más populares de Francia, fue en su juventud dirigente de los jóvenes comunistas, que participó activamente en las revueltas de mayo del 68, o que ha sido ministro de varios gobiernos socialistas. Mientras tanto el “Nouvel Obs” continuará observando, perplejo, la “droitisation des intellos”.

Algo huele a mohoso por Europa.

La cosa se va a poner interesante, porque Kouchner es un personaje directo, de los de al pan, pan y al vino, vino. Recuerdo ahora, por ejemplo, cuando comparó las tácticas del inefable Bové con las de Pierre Poujade.

Le Monde: La dernière mission du docteur Kouchner

jueves, 17 de mayo de 2007

miércoles, 16 de mayo de 2007

Arte posthumanista

Por lo visto, amigos, existe el arte posthumanista. Yo de esto, la verdad, sé poco, pero la curiosidad me puede y hoy mismo he aprendido que uno de sus representantes (tampoco sé si el único) es un tal Stelarc, a quien la musa posthumanista le ha inspirado este implante de oreja en el brazo izquierdo. Parece que no le costó demasiado dar con un cirujano dispuesto a la fechoría. El resultado lo conocemos gracias a las fotos de su mujer, Nina Sellars.

La cosa no acaba aquí, porque el artista parece dispuesto a continuar con los implantes, según ha confesado su ayudante Karen Marcelo.

Vía: Boingboing

¿Qué pensará de esto mi venerada Glauka?

Hoy va de historias tristes

La primera obra importante de Mary Wollstonecraft (1759-1797) fue “A Vindication of the Rights of Man”, que le atrajo la atención, entre otros, de Tom Paine, William Godwin y William Blake, pero la que recuerda la posteridad es “Vindication of the Rights of Women”. Eleanor Marx la tenía entre sus libros de cabecera. En sus páginas descubrió que las restricciones educativas mantenían a la mujer en un estado de ignorancia y dependencia esclavista y que el matrimonio se reducía a “legal prostitution”. El gran lema de la “Vindication of the Rights of Women” –y no sé si sigue siendo actual- era que “¡La razón no tiene sexo!”.

Siguiendo los el rastro de los aromas revolucionarios, Mary Wollstonecraft decidió ir a Francia. Abandonó a su amante, Henri Fuseli y cruzó el canal, sola, en junio de 1793. En París conoció al aventurero americano Gilbert Imlay, a quien no tuvo ningún reparo en confesarle sus sentimientos. “Acaríciame con esa noble dulzura que sólo he encontrado en tí”, le escribe en agosto de 1793. Ya que ambos decían rechazar cualquier tipo de contrato amoroso, su relación se basó en el amor libre. Parece que cuando Mary se quedó embarazada, él se ofreció a contraer matrimonio, pero ella, aunque estaba dispuesta a adoptar su apellido e, incluso, a hacerse pasar por su mujer, se negó en redondo.

El 10 de octubre de 1795, en Londres, Mary sorprendió a Gilbert en brazos de una artista e inmediatamente comprendió los límites de la teoría. Le mandó una carta que se inicia con estas palabras: “Te estoy escribiendo de rodillas, implorándote”. Y añade: “Nada, excepto mi estupidez extrema me ha podido mantener tanto tiempo ciega. (…) Preferiría mil muertes a una noche como la pasada. Tu trato ha arrojado mi alma al caos.” En la despedida aseguraba que se tiraría al Támesis. Y lo hizo. Fue rescatada milagrosamente.

A principios de 1797 se casó con William Godwin. Ambos se habían manifestado repetidamente en contra del matrimonio. Sin embargo ahora no tenían reparos en confesar en privado que las emociones poseían una fuerza que no era inferior a la del razonamiento.

El matrimonio duró unos pocos meses. El 10 de septiembre de 1797, a la edad de 38 años, Mary Wollstonecraft Godwin sucumbió a una fiebre puerperal tras el nacimiento de su segunda hija, que heredó su nombre … hasta que pasó a llamarse Mary Shelley.

Tras la muerte de su esposa, Godwin le escribió a un amigo: "Creo firmemente que no hay otra mujer igual en el mundo. Sé por experiencia que estábamos hechos para hacernos mutuamente felices”.

Cuando Fanny Imlay, la hija de Mary y de Gilbert, conoció su historia se sumió en una melancolía que ya no la abandonaría hasta la muerte. Un profundo sentimiento de desarraigo la hundió en una profunda depresión. Se suicidó en octubre de 1816, ingiriendo láudano en un “inn” en Swansea. Dejó una nota inconclusa en la que decía:

“Hace tiempo que decidí que lo mejor que podía hacer es poner el punto final a la existencia de un ser cuyo nacimiento fue desgraciado y cuya vida ha consistido en una serie de desdichas para aquellas personas que han dejado su salud intentando promover su bienestar. Quizás le resulte doloroso saber que he muerto, pero pronto podrá olvidar que ha existido una criatura como ".

No terminó la frase.

Nadie reclamó su cuerpo, que fue enterrado de forma anónima, sin que ningún conocido asistiera a sus exequias.

martes, 15 de mayo de 2007

¿Desembarazarse del relativismo?

“Platón sugiere que si uno nace en una democracia es probable que sea un relativista. Son cosas que corren parejas. El relativismo podría ser verdadero, pero como por derecho de nacimiento están ustedes inclinados a él, especialmente ustedes deberían pensar en desembarazarse del relativismo, no en beneficio de una buena moral o de un buen orden social (por lo menos en el sentido habitual de estas expresiones), sino en beneficio de la libertad y el conocimiento de ustedes mismos”

Allan Bloom,
de un discurso pronunciado en
la Universidad de Harvard
el 7 de diciembre de 1988


.

domingo, 13 de mayo de 2007

Aforismos de las 06:05

I

Lo peor de la infelicidad es que deja manchas difíciles de limpiar. En cambio las de la felicidad se van con cualquier cosa.

II

Me parece razonable suponer que un argumento bien fundado tiene menos fuerza de convicción que una hermosa metáfora.

III

Cuando la realidad nos llega al cuello tendemos a pedir un flotador a nuestros sueños.

IV

Gracias a que la vida nos arrastra no tenemos que estar pensando constantemente a dónde vamos.

V

Una biografía es un combate a muerte con la biología. Como es natural, el logos triunfa.

VI

La lengua materna es la caricia.

VII

Nuestros ojos y lo que vemos se encuentran ligados por el yugo de lo que somos.

VIII

Uno tiene mil maneras de asegurarse la infelicidad; para disfrutar de un poco de felicidad, hay que atreverse a dar palos de ciego.

IX

Si no temiera malinterpretarme, algunas veces me atrevería a creer en lo que pienso.

X

Y si supiera expresarme, no hay duda: creería en lo que digo.

XI

Pensar es tropezar

XII

No conviene ser demasiado exigente con uno mismo, para evitar defraudarse.

XIII

Es más fácil enseñar a hablar que a callar.

sábado, 12 de mayo de 2007

El deseo de saber

La Metafísica de Aristóteles se inicia con una frase que ha conocido justa fortuna: “Todos los hombres desean por naturaleza saber”. El texto griego dice “pánteV a5nqrwpoi tou< ei1dénai o1régontai fúsei”, que a mi me gusta traducir de la siguiente manera: “En la naturaleza humana hay un impulso hacia el saber”. El verbo “o1régw” significa "impulsar", “tender”, “tratar de alcanzar” e, incluso, “apuntar tendiendo el arco”.

Con frecuencia los historiadores de la filosofía se ponen muy serios a la hora de interpretar estas palabras, porque abren la cuestión de la especificidad de la filosofía.

¿En qué consiste la filosofía? ¿Es un saber que recae sobre temas que son exclusivamente filosóficos o es una manera filosófica de acceder a las preocupaciones comunes? En estas andamos todavía. La pregunta sigue teniendo hoy tanta pertinencia como en tiempos de Platón y Aristóteles.

A mi parecer, la filosofía era para los griegos, básicamente, una actitud ante el saber, a la que Platón daba el nombre de “erótica”. Apenas había cuestiones que para ellos no fueran filosóficas. Un ejemplo magnífico lo encontramos en los “Problemas de Aristóteles”, donde aparecen preguntas como estas:

¿Por qué cuando nos ponemos a leer, a unos les entra el sueño, incluso contra su voluntad, mientras que otros que quisieran dormir se desvelan en cuanto tienen un libro entre las manos?

¿Por qué la cebolla nos hace llorar y el orégano no?

¿Por qué cuando sopla el viento del sur los acoplamientos producen preferentemente hembras?

¿Por qué durante el verano los hombres tienen menos ganas de mantener relaciones sexuales y las mujeres más? ¿Y por qué, como dice el poeta, "en la época del cardo las mujeres son más ardientes y los hombres más inapetentes"? ¿Es porque los testículos están más distendidos en verano que en invierno?

¿Por qué algunos dedican su vida a ocupaciones inútiles en vez de dedicarse a otras más serias?

Con esta última pregunta cierro el post. ¡A ver si consigo dar con la respuesta !

Sin palabras II

Carmen Brufau, de nuevo