miércoles, 27 de junio de 2007

Mito y fe



Allá por mi adolescencia, andaba yo pensando que estaba perdiendo la fe y, de repente, descubrí a Led Zeppelin. Y entonces me di cuenta que no se puede vivir ni sin fe ni sin esperanza (de la caridad es más fácil prescindir, perdonad el cinismo). Es decir: que no se puede vivir sin dioses y sin conciencia del pecado. Y, por supuesto, tampoco va mal un poco de racionalidad. Ya se sabe: somos hijos de Jerusalén y Atenas.

2 comentarios:

  1. Luri, este párrafo precioso es el arranque perfecto de una buena novela. No te diré que lo sigas, pero queda en la oportunidad. ´Si no lo has percibido, léelo de nuevo.

    ResponderEliminar
  2. ¡Ay don Gregorio¡... Me tiene completamente hechizada con sus post (Con perdón de su señora y de mi santo) ¡Al escuchar, ver y sentir esta música, la columna vertebral entera se hace pura vibración y cosquilleo del bueno, bueno ¡Le aseguro que es mejor que en la adolescencia¡
    ...¡Qué clase voy a dar hoy¡¡
    Estoy completamente de acuerdo con sus planteamientos. No puedo comprender la vida sin mirar hacia el cielo y conservando los pies en la tierra (fe y sentido común)

    Pues eso... que muchas gracias y abrazos de los de ahora, en este mismo instante.

    ResponderEliminar