miércoles, 27 de junio de 2007

Mito y fe



Allá por mi adolescencia, andaba yo pensando que estaba perdiendo la fe y, de repente, descubrí a Led Zeppelin. Y entonces me di cuenta que no se puede vivir ni sin fe ni sin esperanza (de la caridad es más fácil prescindir, perdonad el cinismo). Es decir: que no se puede vivir sin dioses y sin conciencia del pecado. Y, por supuesto, tampoco va mal un poco de racionalidad. Ya se sabe: somos hijos de Jerusalén y Atenas.

2 comentarios:

  1. Luri, este párrafo precioso es el arranque perfecto de una buena novela. No te diré que lo sigas, pero queda en la oportunidad. ´Si no lo has percibido, léelo de nuevo.

    ResponderEliminar
  2. ¡Ay don Gregorio¡... Me tiene completamente hechizada con sus post (Con perdón de su señora y de mi santo) ¡Al escuchar, ver y sentir esta música, la columna vertebral entera se hace pura vibración y cosquilleo del bueno, bueno ¡Le aseguro que es mejor que en la adolescencia¡
    ...¡Qué clase voy a dar hoy¡¡
    Estoy completamente de acuerdo con sus planteamientos. No puedo comprender la vida sin mirar hacia el cielo y conservando los pies en la tierra (fe y sentido común)

    Pues eso... que muchas gracias y abrazos de los de ahora, en este mismo instante.

    ResponderEliminar

En Bilbao

He pasado con mi mujer tres buenos días en Bilbao. Buen tiempo, buen alojamiento, buena compañía, buenos paseos, buena comida... y las...