jueves, 6 de julio de 2006

¿Pasajeros del Titanic?

I
Con frecuencia he pensado que el siglo XX comenzó en 1912, con el hundimiento del Titanic, metáfora de la confianza y del optimismo con que se encaraba el siglo y del posterior despertar a la sospecha de que en el corazón de toda innovación, incluso de las más bienintencionadas, se puede estar incubando una catástrofe.

II

¿Podríamos cerrarlo, entonces, con el hundimiento de ese otro monumento al titanismo que fueron las Torres Gemelas?

III

El Titanic era el caballo de Troya que la idea de progreso recibió con los brazos abiertos. La literatura la había aventurado. En 1905 Edmée Delebec publicó La mort de Prométhée. En 1901 Pierre Louÿs escribió L’homme de pourpre, donde se imagina que la última obra de un pintor, y al mismo tiempo la más perfecta, sería la que representase la agonía de Prometeo. Y Prometeo era un titán. El Golem de Gustav Meyrink es de 1915.

IV

Tras el Titanic estalla el fenómeno de la literatura antiutopista, propio del siglo XX, una de cuyas cumbres es Fahrenheit 451, de Ray Bradbury.

V

Los hombres del siglo XX fueron los primeros en imaginarse de manera verosímil el futuro como degradación progresiva del presente. “Si la verdad –escribe Virilio- es aquello que se puede comprobar, la verdad de la ciencia contemporánea es menos la amplitud de su progreso que la de las catástrofes técnicas que provoca” (La bomba informática)

VI

El 19 de agosto de 1999 se representó en Salzburgo La condenación de Fausto (1848), obra compuesta por Héctor Berlioz siguiendo la traducción francesa de Gérard de Nerval del Fausto de Goethe. Las críticas, unánimemente elogiosas, resaltaron la dirección de Jaume Plensa, la producción de la Fura dels Baus y los coros del Orfeón Donostiarra. Mario Vargas Llosa escribió una crónica (El País, 5 de septiembre) realzando la modernidad de los motivos faustianos: “Berlioz acertó a adivinar una de las más angustiosas interrogantes que se plantea la civilización siglo y medio más tarde: ¿por qué el formidable desarrollo del conocimiento y de las técnicas, que ha sido capaz de llevar al hombre a las estrellas, que ha dado victorias definitivas contra la enfermedad, que ha creado instrumentos suficientes para acabar con la pobreza y el atraso en que viven tres cuartas partes de los seres humanos, es todavía incapaz de ganar batallas equivalentes en el dominio de la justicia, de la moral, de los derechos humanos, de la paz, de la solidaridad?”.

VII

Jünger ha sido el intelectual del siglo XX que más ha resaltado la simbología del hundimiento del Titanic: "En esta fecha chocan de frente, con toda violencia, la luz y las sombras del progreso y del pánico, las máximas comodidades y la destrucción, el automatismo y la catástrofe" (La emboscadura).

VIII

¿Seremos todos pasajeros de un Titanic lanzado a toda máquina hacia la repetición insaciable de novedades? En ese caso, más temible que el iceberg que nos espera en medio de la noche, es lo que pudiera ocurrir si parásemos las máquinas.

5 comentarios:

  1. Es un punto de vista certero y razonable; me atrevo a añadir que occidental. Dos tercios de la humanidad no alcanzarían a comprender. Nuestros siglo XX fué el más sangriento y violento de la historia (occidental, pero eso no afecta ni a la negritud (expresión de Leopold Senghor, ni al mundo asiático, ni a las contradicciones (¿quien habla ahora de contradicciones?) entre riqueza y pobreza en América. Si, creo que nosotros vamos en un Titanic o estamos mirando el paisaje desde las torres gemelas. Y creo que, y enhorabuena por ello, los límites (Titanic, Torres) son tremendamente elocuentas.

    ResponderEliminar
  2. Una vez más me admiro, Gregorio luri, de tu sabiduría. Cuando vengo a tu blog debería decir lo mismo que Goethe ante la maravillosa Roma: es tanto lo que se puede aprender en un día, que quien venga aquí debería guardar un silencio pitagórico.
    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  3. El problemema de las alabanzas, Isabel, es que tienen una capacidad persuasiva extraordinaria. Ante ellas, como ante el erotismo estamos indefensos y, por lo tanto, sobreexpuestos.

    ResponderEliminar
  4. Bueno, Gregorio, veo que han dado referencia de este post en el blog "Sueños de Hermes" (tiene un link en el mío) como una de las consultas interesantes para hacer este verano. Para que luego digas de mí que me excedo... Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  5. UNo vale lo que vale la gente que lo aprecia

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Narciso demócrata o el esnobismo inverso

Leo en el prefacio del Narciso de Rousseau: "Dans un Etat bien constitué, tous les citoyens sont si bien égaux, que nul ne peut êtr...