miércoles, 31 de mayo de 2006

Tamara Lischka

Confieso mi devoción -también- por Tamara Lischka y, muy especialmente, por su serie "Epikoinos". Sorprendentemente a medida que va avanzando mi edad no van disminuyendo las divinidades que me rodean. No paro de construirles altares con reclinatorio e incensario. Pero en Tamara Lischka encuentro, no sé, como una complicidad... como si sus fotografías fuesen un guiño que me dirige Tamara para confirmar que las costuras del mundo están hechas siguiendo un patrón muy raro. He decidido acompañar estas imágenes con referencias nietzscheanas.

Nietzsche: La valentía de no retener ninguna pregunta en el corazón es lo que constituye al filósofo.

Nietzsche: Todas las cosas rectas mienten. Toda verdad es curva, el tiempo mismo en un círculo.

Nietzsche le pasaba 20 años a Lou. Nada más conocerla se dirigió a ella con una pregunta singular: “¿De qué astros hemos venido a encontrarnos?”. Lou le respondió: “Yo vengo de Munich ¿y tu?”.

Clase de alemán en el Lycée de Meaux. Se está leyendo un texto de Nietzsche sobre el último hombre. Casi todos se sienten dolosamente conmovidos por el vaticinio nietzscheano. Sólo un alumno se levanta y afirma con decisión que es necesario desear la llegada del último hombre. Inmediatamente es expulsado de clase. Y así comienza la fulgurante y millonaria carrera literaria de Michel Houellebeq.Nietzsche: De la altura de los montes no es medida en absoluto el cansancio de subirlos.Nietzsche: Si los humanos se vieran privados de sol y llevaan su lucha contra la noche con luiz de luna y petróleo, ¡qué filosofía extendería sus velos a su alrededor!

4 comentarios:

  1. Me ha encantado su obra y cómo la presentas :)

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar