lunes, 29 de mayo de 2006

Últimas palabras

Noel Coward: “Adiós amigos. Hasta mañana”

General John Sedwick (muerto en el frente en la Guerra civil Americana): “Estos no le darían ni a un elefante a esta distanc…”

Pedro Abelardo: “No sé.”

Giacomo Casanova: “He vivido como un filósofo y muero como un cristiano”.

Augusto Comte: “¡Qué irreparable pérdida!”

Alfred Rosenberg: “¡No!” (cuando le preguntaron si quería decir sus últimas palabras).

Gertrude Stein: Dirigiéndose a su compañera, Alice B. Toklas, le susurró: “¿Cuál es la respuesta?”. Alice, perpleja, no supo qué contestarle, Stein movió la cabeza, asintiendo, y añadió: “¿En ese caso, ¿cuál es la pregunta?”

Manolete: "¡Qué disgusto le voy a dar a mi madre!"

Bela Lugosi: "Yo soy el conde Drácula, el rey de los vampiros, soy inmortal''.

Nostradamus (famoso por sus profecías): “Mañana, ya no estaré aquí”.

Leopold von Sacher-Masoch: "Queredme…”.

Cuando Friedrich Engels le preguntó a Kart Marx si quería decir sus últimas palabras, éste indignado le contestó: “¡Largo de aquí! ¡Desaparece de mi vista! Eso de las últimas palabras es para los inútiles que no han dicho lo suficiente mientras vivían.”

Sigmund Freud: “¡Esto es absurdo! ¡Esto es absurdo!”

"¡Carajo, un balazo!". Exclamación de Antonio José de Sucre, tras ser alcanzado por una bala mientras montaba a caballo de vuelta a casa. Quienes lo conocieron bien aseguraron que había sido todo un caballero al que nunca se le había oído decir una palabrota.

Manuel Vicent contó en El País (21-8-05) que el padre de Sabina llamó a su familia alrededor de su cama para decirles sus últimas palabras. Fueron estas: “¡Quisiera yo saber de dónde sacan tanto dinero las diputaciones provinciales!”

El 11 de febrero de 1804, un día antes de morir, Kant dijo sus últimas palabras: “Está bien”. Quienes estaban a su lado fueron incapaces de aclarar su significado. ¿Se refería al mundo? ¿A la vida? ¿A su biografía? ¿A lo que le esperaba? ¿Estaba deseando el final de sus sufrimientos? Su amigo Wasianski sospechó que quizás simplemente estaba expresando su satisfacción por el vino que acababa de beber, pero claro, esto no parecía estar a la altura de un hombre de su ingenio.

1 comentario:

  1. Comparteixo plenament la inquietud del pare de Sabina

    ResponderEliminar